Me siento a observar el mundo

desde una rama de la ceiba.

Miro los días pasar y me inspiro en ellos.

Adivinando que surco tomar

para perpetrar la más grande utopía

que me queda por lograr.

No lleva mucho consigo,

a su lado está la musa que le mira a los ojos

y seca la gota de sudor.

Un bolsillo rebozado de esperanzas

y un mañana tejido de amor.

Estrofas tomadas del poemario

Poemas de un Güije travieso enredado entre las hojas de un tabaco



miércoles, 6 de mayo de 2009

Niños, jóvenes que un día serán adultos

Niños, jóvenes que un día serán adultos

Nuestros hijos, esos niños que crecen y se van haciendo jóvenes sin que nos percatemos. Y de repente ya cuando cumplen los 15 años ellos se creen que saben un cojonal del mundo.

De este mundo que ni nosotros que ya somos mayorsitos sabemos ni la mitad. Es que nos queda tanto por saber de la vida, que el tiempo se nos hace muy corto para eso.

Si es verdad eso, de que ellos con 15 añitos se creen ya muy sabiondos o sabiondas. Comienzan a presumir que lo saben todo mucho mejor que tu. A pesar de que ya uno lleva un tiempo viviendo y ellos estan solamente empezando a vivir ahora.

Es que lo noto a veces cuando le voy a explicar algo a mi hija sobre la vida. Ella algunas veces me responde “Ya eso lo sabia mami, antes de que me lo dijeras”. Que bella e ingenua es la inocencia de esos pedacitos de nuestras vidas, que tan de prisa crecen. De repente sin que nos percatemos ya son hombres y mujeres. Que un día volaran del nido, para iniciar una vida por si solos y amar.

No se ni que decirte de la edad del desarrollo. Es como para mandarse a correr. Hay días que tengo decesos de alarme los pelos y salir corriendo al instante, pero no puedo. Solo me queda llenarme de paciencia y contar del uno al diez. Dedicarle una sonrisa y decirle una vez más, lo mucho que le quiero.

Aunque tienes deseos de decir bien alto

  • NO RESISTO ESTE REGUERO COÑO.....!

Pero no se debe gritar, aquí no se permite. Eso puede traumatizar las hormonas del niño, el grito altera......! paciencia, relajate ….! 1,2,3..10 no hay más números que contar y ahora que hago hummm.....!

Sobre todo cuando ya el reguero de ropas en el suelo se le hace pequeño en su habitación y comienza a salir por el pasillo. Desplazándose lentamente por la escalera. Hasta haber llegando a la sala puedes percatarte de que el sofá ya esta lleno de algunos accesorios juveniles. Entonces es cuando tengo que volver a contar y recoger todo aquello. Es que si le dijeras que recogiera todo el reguero. Te respondería

Mami espera que lo haré luego.

Palabra mágica esa del “luego... que no llega. No te molestas, porque no te dijo que no lo haría. Pero tampoco uno quiere esperar, no se sabe nunca hasta cuando debe esperar uno a que aparezca aquel luegoque te menciono con una dulce sonrisa. Comienzas a recogerlo todo para borrar el reguero.

Es que me pongo a pensar en el tiempo en que yo fui joven. No se...! las cosas eran distintas, si claro....! todo cambia. Los tiempos de ayer no son como los de hoy.

Aunque yo pienso que...! claro es mi idea. Pero creo que en Cuba los jóvenes son muy distintos. Son mucho más conformes, valoran un poco más el sacrificio de sus padres. Cuidan las cosas con mucho amor.

Aquí los niños nacen con el aquello de que se lo merecen todo, sin hacer el menor sacrificio.

Tal ves es parte de mi culpa, ya que aquel sentimiento de dolor que me da haberla apartado de sus familia. Esa familia que tanto necesita en su crecimiento, para saber que no estas sola en este mundo. Es que un día la aparte de ellos para traerla a este mundo del más allá donde me encuentro. Pensando que para ella este seria un futuro mejor. Un mundo que yo creí mejor. Pero al final puede ser una hecatombe total, si no nos mantenemos alertas. Es que no puedo apartar de mi ese sentimiento de pena o de culpa que me hace, el haberla traído aquí lejos de su tierra, de sus queridas tías, abuelas, primos. Aprendiendo una nueva lengua, viviendo la soledad de estos montes. Aunque ella se a adaptado muy bien, cada día me parece más Noruega. Aunque le recalco día a día sus raíces. 

Me la traje sin que ella ni tan siquiera me lo pidiera, pero como podría haber vivido aquí tan sola sin ella. Nunca la abandonaría, la quiero con la vida, por eso le doy todos los gustos, sin pensar que tal vez le estoy haciendo un daño.

Pero es que mi madre también me dio todos los gustos y no por eso deje de valorar su esfuerzo. Mi madre es una mujer extraordinaria para mi, demasiado exigente pero muy buena. Creo que fue su exceso de exigencia que me hizo venirme a estos mundos. Quería ser yo, elegir a mis amigos por mi, no porque ella me los eligiera.

Aunque creo que las niñas son más difíciles que los chicos. Son tan variables en el humor. Sobre todo en las mañanas cuando se levantan totalmente lunáticas. Aquí todo se lo achacan a las hormonas. En cuba no hay esos problemas hormonales que hay en este país.

Que grandes contrates de los jóvenes de aquí y los jóvenes de esa Cuba de mis sueños.

Lo noto cuando llego a mi Cuba y veo a mi hija con sus primos. Ellos no necesitan mucho para reír. Son felices de vivir, sin embargo aquí en este país tan rico como dicen en la tele. Cuantos jóvenes se quitan la vida por no ser vistos, por sentirse solos, porque nadie a tenido tiempo de decirles te quiero.

Por eso le hablo a mi hija de el amor, que siga su sueños, que yo estaré para ayudarla a soñar, para indicarle y darle la mano cuando alce el vuelo.

Quiero enseñarle a mi hija sobre el ahorro. Tarea ardua la mía, todo lo gasta en un abrir y cerrar de ojos. 

Es la única que tengo, porque no darle el gusto a veces me digo. La enseño a compartir con sus amigos. Aunque muchas veces le digo. No no te puedo dar todo tu gusto, porque tienes que aprender. Un día no estaré y tendrás que valerse por ti sola. 

Que maravillosos son esos pequeños bichitos que van creciendo a tu lado, colman tu vida de alegrías y regueros prolongados. Pero que seria de mi si no le tuviera a mi lado. Te quiero, te quiero mucho mi nene. 

  • Te lo diré siempre una y otra vez 1,2,3....10 ya se acabaron los números y ahora que haré. Nada tontina te volveré a querer....!

Melba Mercedes Almeida - Azucala


Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Con todo el cariño del mundo enciendo la llama de la esperanza..!

Una vela llena de amor y luz, donde renace la esperanza para llenar de fuerzas a todas aquellas personas que aun están luchando contra el cáncer.…! Voy a pedir también Para mi buena amiga Kirenia.* Por Elena …! La dueña del blog "Los secretos del baúl" * Por la escritora cubana Elena Tamargo.* Con la llama del amor venceremos batallas que creímos invencibles, caminaremos unidos hacia el nuevo horizonte. Y mi fuerza le dará a tu andar paciencia para creer en ti una vez más. subir imagenes También enciendo esta vela para los que quedaron en el camino y ya no están conmigo como mi padre Eugenio Almeida Bosque y mi tío Luis Guevara ...!

Melba Mercedes Almeida - Azucala copyright © Todos los derechos reservados.