Me siento a observar el mundo

desde una rama de la ceiba.

Miro los días pasar y me inspiro en ellos.

Adivinando que surco tomar

para perpetrar la más grande utopía

que me queda por lograr.

No lleva mucho consigo,

a su lado está la musa que le mira a los ojos

y seca la gota de sudor.

Un bolsillo rebozado de esperanzas

y un mañana tejido de amor.

Estrofas tomadas del poemario

Poemas de un Güije travieso enredado entre las hojas de un tabaco



sábado, 9 de mayo de 2009

Mi Pipo



Antes que todo quiero decir que padre no es aquel que crea solamente, padre es aquel que te forma, que da aliento, que enseña el camino a seguir. Un padre no tiene que ser biológico para ganarse el honor de ser llamado padre y ser querido como tal.

Hoy se ha marchado una de las personas que mas he amado en la vida. Mi Pipo, mi amigo, mi padre compartido, mi guardaespaldas de fiestas juveniles y guardador de secretos míos. 
Mi Pipo fue aquella persona con la que he compartido grandes momentos de mi vida.

Yo he tenido la dicha de tener dos padres en mi Cuba. Uno biológico y uno que me lo regalaron. Tal ves por ser una niña buena o quizás por ser una consentida y le agradezco a la vida por tanta dicha. 
Pero la muerte me los ha quitando poco a poco uno a uno, ya los dos se han ido y me duele que me quedado sin papis y sin pipos que jueguen conmigo o que me digan te quiero cuando creo que todo esta perdido.

Yo Melba Mercedes Almeida Guevara hija de Eugenio Almeida Bosque tuve la dicha de tener un Pipo. 

La historia es bien complicada hay que contarlas por partes para que no se pierda el hilo o mejor no te la cuento completa porque es tremendo lío y hoy no estoy de humor para eso.

Pero si te digo que mi pipo fue el padre de mis dos hermanos mayores. Que estuvo a mi lado en muchos momentos o para decir mejor en todos. Con mi pipo hacia todo lo que me venia en gana, podía ser una niña antojada y malcriada. Con mi padre no había juegos, para el todo tenia que ser perfecto.

Tengo tantas anécdotas de mi Pipo en mi mente grabada. Cuantas veces le di gracias a dios por tener a ese Pipo mio a mi lado, que me dio ese cariño de padre que me faltaba de vez en cuando. Que me sacaba en las tardes a pasear. 
El que le traía turrones de coco y las bolas de cacao. De sus largos viajes interprovinciales a Santiago de Cuba. El que me regalaba cajas de los peters Baracoa que mi madre escondía debajo de la cama. 

El Pipo de Melba era chófer de ómnibus interprovinciales. El trato de darme a mi y a mis hermanos lo mejor. Sin hacer nunca la mínima diferencias entre nosotros. Pero en el fondo coño. Siempre añore que mi padre, el que me hizo hubiera estado conmigo, como lo hizo Pipo. 

Pero el estuvo algo ocupado en quehaceres de trabajo, no lo juzgo, ni lo critico, el también se marcho como mi Pipo a ese mundo lejano.

Ahora la nostalgia me ha llenado. La añoranza por aquello que tuve se desborda de mi corazón. Es que uno esta tan lejos de ellos y de momento se van sin que pueda decirles mi ultimo adiós.

Hoy Cuando sonó el teléfono y escuche a mi hermana mayor decirme. Que del otro lado del mundo mi Pipo se fue. 
Llore, coño yo lo quería tanto y no se si se lo dije aunque creo que si. 

Ahora en este momento miro su foto y recuerdo a mi Pipo buscándome a la escuela. Llevando mi mochila mientras yo corro y grito, hago mil muecas me siento en el piso y le digo. 

  • Pipo no camino si no me compras un helado, no camino. 

También recuerdo aquellas fiestas que hacíamos en la escuela, mi Pipo le decía a mi madre que me dejara ir que el me cuidaría. 
Que plan el de mi Pipo y el mio. Mis amigas esperaban en el parque a tres cuadras de la casa. De allí nos escapábamos a la fiesta y mi pipo me esperaba en aquel banco a que yo regresara. Sin que mi madre se enterara de que fui sola. Pobre Pipo cuantos sábados espero por mi en aquel banco para que yo me pudiera divertir.

Hoy se a marchado mi pipo 

como me duele saber 
que cuando regrese a mi tierra
el no estará conmigo. 
Que voy a hacer cuando me siente 
en aquel portal de aquel barrio 
y no este el para reír a mi lado.

Hoy se ha marchado mi pipo 
llevando su cuerpo a un mundo desconocido 
pero se que su espíritu a quedado conmigo. 
Para protegerme con un beso 
y darme aliento cuando me sienta que todo esta perdido.

Hoy se ha marchado mi pipo, 
aquel padre prestado. 
Aquel fiel amigo que compartía secretos conmigo. 
Su cuerpo yace en un lugar de la Habana
mañana sera su entierro. 
Y yo no podre verlo. 
Como me duele la vida, 
como me duele el dolor 
de haber perdido a ese pipo 
que tanto me dio. 
Me dio una sonrisa en mis pasos por la vida 
y por darme me dio más que amor. 

Mi pipo, ese padre que no era el mio. 
Pero cuando salia de paseos con mis hermanos 
me llevaba también consigo. 
Mi pipo no el biológico 
sino el pipo de mis hermanos 
pero que yo también lo sentía mio. 

Mi pipo, mi amigo, mi padre compartido, 
mi guardaespaldas de fiestas 
y guardador de secretos míos. 
Me duele que me voy quedando 
sin papis y sin pipos que jueguen conmigo 
o que me digan te quiero cuando creo que todo esta perdido.


Melba Mercedes Almeida - Azucala 


Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Con todo el cariño del mundo enciendo la llama de la esperanza..!

Una vela llena de amor y luz, donde renace la esperanza para llenar de fuerzas a todas aquellas personas que aun están luchando contra el cáncer.…! Voy a pedir también Para mi buena amiga Kirenia.* Por Elena …! La dueña del blog "Los secretos del baúl" * Por la escritora cubana Elena Tamargo.* Con la llama del amor venceremos batallas que creímos invencibles, caminaremos unidos hacia el nuevo horizonte. Y mi fuerza le dará a tu andar paciencia para creer en ti una vez más. subir imagenes También enciendo esta vela para los que quedaron en el camino y ya no están conmigo como mi padre Eugenio Almeida Bosque y mi tío Luis Guevara ...!

Melba Mercedes Almeida - Azucala copyright © Todos los derechos reservados.