Me siento a observar el mundo

desde una rama de la ceiba.

Miro los días pasar y me inspiro en ellos.

Adivinando que surco tomar

para perpetrar la más grande utopía

que me queda por lograr.

No lleva mucho consigo,

a su lado está la musa que le mira a los ojos

y seca la gota de sudor.

Un bolsillo rebozado de esperanzas

y un mañana tejido de amor.

Estrofas tomadas del poemario

Poemas de un Güije travieso enredado entre las hojas de un tabaco



lunes, 13 de abril de 2009

Samuela



Me acabo de despertar ahora. Como por inercia me dirijo a la computadora. Ya voy a escribir algo no se de donde me vienen las palabras. Creo que son mis sueños los que alimentan mi musa.

Mi esposo se acaba de despertar ahora, ya siento sus pasos apresurados hacia la sala. Me busca, el sabe que estoy aquí pero me busca, es como si tuviera miedo que desapareciera. Ya me encuentra aquí sentada del otro lado de la mesa, despeinada, con el cepillo de diente y la pasta puesta al lado de aquella maquina. El suspira, mientras me regala una mirada tierna. Como ayudan esas miradas en días como estos que aun no ha salido el sol.
Yo estoy sentada frente a la computadora. Esta maquina con una memoria extraordinaria, es como una aspiradora que saca de mi mente cada día toda las ideas. Limpia mi materia gris que de ves en cuando es verde como la natura.

Mi esposo se detiene delante de mi y me pregunta “si hoy tampoco haré el desayuno”.
Desayuno”no había pensado en eso.
Es que para mi el perfecto desayuno es caer en la profundidad de mis ideas, necesito estar sola.

Mi maquina lo sabe, ella me espera cada mañana. No podría vivir sin ella ahora. Aquí vez los contrastes en Cuba no la tenia, pero vivía.
Tal vez en Cuba tampoco la necesitaba, porque tenia otra vida más agitada, menos solapada.
Que adelanto el de acá.

Aunque estas maquinas son celosas. Te puedes volver una adicta a ella, ellas saben como hacer para atraparte. Te alejan de la realidad llevándote a otro mundo, también puede deprimirte y hacerte feliz. Aunque creo pero no lo eh experimentado aun, podría seguro llevarte hasta el orgasmo si te lo propones.

En Cuba no la tenia y vivía. Es que aquí lo tengo todo y a la vez no tengo nada.
Sentada delante de esta maquina ya pase por el face dejando le un saludo a mis amigos, ahora reviso mi correo.

La cosa esta del carajo, me a dejado loca la carta de una amiga. No entendí nada, lo que si dejo bien claro es que quiere volar.

Ahora quiere volar, después que se quiso tirar el peo más alto que el culo. Ahora quiere volar.
Necesita alas, esta perdiendo la vida, a perdido la fe en el mañana y quiere desaparecer. A veces la llamada suerte llega y no la vemos, porque estamos ocupadas en otras cosas. Aunque mi madre siempre dice si dios no lo quiso el sabe porque fue.

Yo vi a Samuela en mi ultima visita a Cuba. Me la tropecé en el centro comercial de Galerías Paseo. Se veía igual, no a cambiado en nada. Había venido de vacaciones, es que Samuela estudiaba en Japón. Le presente a un amigo mio que se enloqueció al verla. Que va Samuela no quería nada de eso. "Yo no necesito que me presentes a Nadie. Para mi el amor es diferente me dijo esperare que llegue mi príncipe".

Samuela estaba muy orgullosa de ella, de su vida. Yo estoy orgullosa de que tengo la maquina, esta soledad invernal, mi esposos, mi hija y mi Cuba en la lejanía.
Después de terminar sus estudios regreso y me escribe pidiéndome una ayuda. Ahora le digo vuela Samuela busca tu príncipe tu misma. Amiga trata de alzar tu vuelo, pero busca tus alas tu sola. Yo no soy un conectin people with coca cola.
Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Con todo el cariño del mundo enciendo la llama de la esperanza..!

Una vela llena de amor y luz, donde renace la esperanza para llenar de fuerzas a todas aquellas personas que aun están luchando contra el cáncer.…! Voy a pedir también Para mi buena amiga Kirenia.* Por Elena …! La dueña del blog "Los secretos del baúl" * Por la escritora cubana Elena Tamargo.* Con la llama del amor venceremos batallas que creímos invencibles, caminaremos unidos hacia el nuevo horizonte. Y mi fuerza le dará a tu andar paciencia para creer en ti una vez más. subir imagenes También enciendo esta vela para los que quedaron en el camino y ya no están conmigo como mi padre Eugenio Almeida Bosque y mi tío Luis Guevara ...!

Melba Mercedes Almeida - Azucala copyright © Todos los derechos reservados.