Me siento a observar el mundo

desde una rama de la ceiba.

Miro los días pasar y me inspiro en ellos.

Adivinando que surco tomar

para perpetrar la más grande utopía

que me queda por lograr.

No lleva mucho consigo,

a su lado está la musa que le mira a los ojos

y seca la gota de sudor.

Un bolsillo rebozado de esperanzas

y un mañana tejido de amor.

Estrofas tomadas del poemario

Poemas de un Güije travieso enredado entre las hojas de un tabaco



viernes, 1 de julio de 2011

La espiritista ..!




Suenas los caracoles al chocar unos con otros, mientras bailan en la palmas de la mano de aquella mujer vestida de blanco. Suenan como maraca y aquel eco recorre cada rincón de mi ser.

·         Ella mira mis ojos, como si tratara de buscar la historia o el porqué? Como si al mirarme adivinaría mi dolor, aquella inseguridad que me domina el alma de un golpe. 

Abre sus manos lentamente y los caracoles se deslizan en el centro de la estera, uno tras uno. Las manos se separan tranquilamente, una de ellas agarra el tabaco que aguantaba en sus labios por unos segundos.

Ya no sé porque llegue allí, ya no quiero saber el futuro, ni porque el presente es como es.

Un nudo en mi garganta se hace inmenso mientras un sudor recorre mi ser.

- Que te trajo hasta aquí? - me pregunta y me mira como si quisiera sacar de mi alma la respuesta, la verdad.
- Buena pregunta esta, creo que olvide el motivo, vine porque Rosalba me dijo que usted?

No digo más, quiero correr lejos de aquella habitación que huele a hierba buena o a incienso chino. Aquellas matas media seca delante de mis pies. Mis ojos recorren aquel lugar, tal vez para esquivar aquella vista desconocida que quiere penetrar en mis pupilas.
En aquella pared de la izquierda un cuadro en blanco y negro. Un difunto me imagino, porque su ropa es de antaño, pero sus ojos me miran fijamente, como si me preguntara que hago allí.
Siento que me regaña por mi impaciencia, o tal vez le molesto que yo llegara aquí.

A mi derecha una pequeña mesa con siete vasos, una vela gastada y una muñeca que me mira de lejos. Y me pregunto nuevamente porque llegue hasta aquí.

Aquella mujer vestida de blanco mira los caracoles, mientras muerde el tabaco en sus labios de un lado al otro, susurrando entre sí una jerigonza desconocida para mí.

Tengo miedo, mucho miedo ya no quiero saber, quiero que me deje ir de allí. Aquella muñeca a lo lejos me mira de forma intensa, desafiante, me juzga por mi impaciencia.

Frunce el ceño aquella mujer mirando los caracoles que de mil maneras cayeron sobre la estera. Renegando con su cabeza, quien sabe qué, entonces escupe al vació y despacio sus ojos regresan a mi nuevamente, saliendo de su boca lo que no quería escuchar.

- El le es infiel..

No quiero saber más, me duele muy dentro. Me pongo en pie para marchar de aquel lugar al que nunca debí llegar. Ya no quiero saber, ya no importa el porqué, solo quiero irme lejos y nunca volver.

Ya se ha pagado el derecho como me dijo Rosalba, pero me duelen muy dentro aquellas palabras. 
Abandono aquella casa a tumbas, llena de lágrimas, aquellas palabras estaban latentes, duelen al pensarlas una y otra vez. He perdido el rumbo, la palabra, el horario, solo ando por andar por unas calles que ya no conozco. Mientras mil lágrimas se desbordan en mi rostro ya cansado.

Ya en casa, frente a mi aquella puerta que se hace inmensa, he llegado por inercia, anduve sin rumbo barias horas para llegar a aquel hogar que tanto ame y hoy detesto. Abro la puerta allí está el frente a mí, una mesa servida. El sonríe mientras me toma en sus manos. Hipócrita pienso en mis adentros, pero estoy sin habla, sin sentido, ya sin rumbo. Me pregunta que en donde he estado como si le importara por un momento

Me pregunta y ya que importa responderle, le miro a los ojos y le odio, le detesto, le amo tanto que me duele perderle.


Me quiere contar algo que ya yo sé, que lleva un secreto hace meses en su alma ya lo se también. Me dirá lo que ya se y me dará más dolor escucharlo de su boca. Pero es mejor la verdad que estar engañada. De repente puse mis dedos en sus labios en forma de una súplica de silencio. El me abrasa en su pecho y me dice despacio.

- El médico descubrió en mí un cáncer de próstata y me van a comenzar a tratar. Me tomo tiempo aceptarlo, por eso es que ando tan triste hace algunos meses.

Le miro y comienzo a entender tantas cosas, lloro de tristeza, mientras le abrazo preguntándole - Porque no me dijiste antes? es que hay veces que no sabe que decir. Me siento culpable por haber dudado.

Estaré a su lado, siempre iremos tomados de la mano, en esta lucha y muchas otras. La verdad muchas veces está delante de nuestros ojos, solo que no la podemos ver porque andamos suponiendo cosas que nunca existieron. Dejamos que los celos nos invadan.


Feliz fin de semana amigos ..!
Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Con todo el cariño del mundo enciendo la llama de la esperanza..!

Una vela llena de amor y luz, donde renace la esperanza para llenar de fuerzas a todas aquellas personas que aun están luchando contra el cáncer.…! Voy a pedir también Para mi buena amiga Kirenia.* Por Elena …! La dueña del blog "Los secretos del baúl" * Por la escritora cubana Elena Tamargo.* Con la llama del amor venceremos batallas que creímos invencibles, caminaremos unidos hacia el nuevo horizonte. Y mi fuerza le dará a tu andar paciencia para creer en ti una vez más. subir imagenes También enciendo esta vela para los que quedaron en el camino y ya no están conmigo como mi padre Eugenio Almeida Bosque y mi tío Luis Guevara ...!

Melba Mercedes Almeida - Azucala copyright © Todos los derechos reservados.