Me siento a observar el mundo

desde una rama de la ceiba.

Miro los días pasar y me inspiro en ellos.

Adivinando que surco tomar

para perpetrar la más grande utopía

que me queda por lograr.

No lleva mucho consigo,

a su lado está la musa que le mira a los ojos

y seca la gota de sudor.

Un bolsillo rebozado de esperanzas

y un mañana tejido de amor.

Estrofas tomadas del poemario

Poemas de un Güije travieso enredado entre las hojas de un tabaco



lunes, 15 de agosto de 2011

Cuba

He regresado de mi Cuba, esa isla hermosa situada en el Caribe, aquella isla llena de encanto y desencantos a la vez.

Y te diré que me siento en el limbo.

Es como…!  Que no sé donde  estoy, media perdida ando, sin pasos, sin sombra que me abrigue por unos segundos.

Ahora la extraño más que antes y voy  sintiendo que la necesito a mi lado mucho más.

Cuba como contártela para que me entiendas, como decirte mis vivencias, describirte los espacios recorridos. Ya de retorno en el más allá y no sé qué decir. Es que en este momento no sé ni que escribir, aunque lo necesito para desahogar esta alma, que de una forma o de otra se devánese frente a un montón de recuerdos que me hacen feliz y me llenan de dolor a la vez.

Me siento intrusa en este entorno que me rodea, mis oídos retumbados no conocen ya la lengua que me llevo tiempo aprender, para poder integrarme a una sociedad muy distinta a la de mía, para poder sobrevivir por mi misma, sin que nadie me hiciera un cuento. Me siento fuera de lugar por un instante y me asusta lo que se siento.
Creo que hasta e confundido el rumbo en este momento, no pertenezco a ningún lugar y en mis adentros se siente el crujir de las olas. Soy mar, palma, un tomeguín en pleno despertar. Es que mi espíritu desatado e inconforme se siente acongojado y de repente me hace perder el juicio.

Todo aquí tan tranquilo, la brisa no se revela a mi paso, sé que no pertenezco acá pero sin embrago me adapto a este entorno. Me obligo a la fuerza y le sonrió de vuelta al viento mientras le tomo en mi pecho, prometiéndole amor.

Cuando llegan los días como hoy te das cuenta la falta que hace la familia. Los hermanos con sus ideas y cocotazos intercalados en una conversación recordando el ayer.  La familia con virtudes y defectos pero la mía.

Es en los días como hoy fríos como cada día, en este más allá de un solo color das gracias a la vida por haber tenido la dicha de haber conocido otro espacio no tan perfecto como este tal vez, pero llenos de vecinos que nos solo te saludan en cada mañana, si no que comparten contigo el día a día. Un barrio en pleno calor de un día de agosto, un mundo espontáneo, risueño y escandaloso. 

Ahora de regreso a mi realidad y a vivir de los bellos recuerdos que me traje hasta la próxima vez.

Un beso mi mundo ya estoy de vuelta 


Melba Mercedes Almeida – Azucala
copyright © Todos los derechos reservados.
Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Con todo el cariño del mundo enciendo la llama de la esperanza..!

Una vela llena de amor y luz, donde renace la esperanza para llenar de fuerzas a todas aquellas personas que aun están luchando contra el cáncer.…! Voy a pedir también Para mi buena amiga Kirenia.* Por Elena …! La dueña del blog "Los secretos del baúl" * Por la escritora cubana Elena Tamargo.* Con la llama del amor venceremos batallas que creímos invencibles, caminaremos unidos hacia el nuevo horizonte. Y mi fuerza le dará a tu andar paciencia para creer en ti una vez más. subir imagenes También enciendo esta vela para los que quedaron en el camino y ya no están conmigo como mi padre Eugenio Almeida Bosque y mi tío Luis Guevara ...!

Melba Mercedes Almeida - Azucala copyright © Todos los derechos reservados.