Me siento a observar el mundo

desde una rama de la ceiba.

Miro los días pasar y me inspiro en ellos.

Adivinando que surco tomar

para perpetrar la más grande utopía

que me queda por lograr.

No lleva mucho consigo,

a su lado está la musa que le mira a los ojos

y seca la gota de sudor.

Un bolsillo rebozado de esperanzas

y un mañana tejido de amor.

Estrofas tomadas del poemario

Poemas de un Güije travieso enredado entre las hojas de un tabaco



viernes, 2 de marzo de 2012


El Gancho

Un gancho, presilla o como se le quiera llamar. 

Recuerdo que en mi Cuba bella encontrarse un gancho en el camino era un acontecimiento.
No era cosa normal, pues ellos siempre andaban perdidos y cuando te encontrabas uno lo mirabas y decías.

- "Un gancho que maravilla"

También me recuerdo que mi abuela me decía que cada vez me encontrara un gancho seria una señal que me encontraría un novio.

- "Un novio que maravilla"

Cuando niña me tomaba las cosas bien verbales. Entonces después de tanto escuchar sobre el gancho el novio. Pues nada, deje mi mente bolar. 

Una vez me encontré un gancho negro y pensé " Tendré un novio negrito, será un chapotico" 
Llegue a casa contando la historia y del novio que se me avecinaba.

A mi madre casi le da un ataque "NOVIOS" no no no estudios.

Ella toda atormentada por mis cosas, mientras yo buscaba entre todos los negritos de mi clase cual era el que me daba la primera señal de amor.

Entonces fui novia de 
- Yuri.
- Fernandito.
- De Ossain pero ese no era tan negrito a decir verdad. El vino con el gancho amarillo, ya que era bien Chino.

Pero bueno para seguir la historia, entonces me encontré un gancho que no era de ningún color y corro a donde la abuela tinta en lagrimas y le pregunto abuela ya no tendré más novios mira el gancho que me encontré. Ella me dijo que este seria blanquito. 
Allí cai en la misma cadena encontré a 
- Ernesto. 
- Andrés. 
- Raddy 

Ufffff ya casi e perdido la lista. Cosas de la infancia...!

Con el tiempo fui creciendo, pero siempre creí en la historia del gancho, ya de grande con hija y todo me encontré un gancho plateado. 
Joder mi abuela ya estaba en los 98 y ella vivía con nosotros en aquel entonces. Le pregunte muy preocupada a la abuela

- Abuela ahora me encontré un gancho plateado. Que va a pasar, sera un ET
Me dijo ella con la sonrisa de siempre. 
- Ese no es CUBANO .

Jajjajajajaaaaaaaaaaaa así paso la historia y me encontré con lo que yo creí el amor de mi vida nuevamente. Así sigue la vida, porque cada gancho que he tenido ha significado algo bello para mi.

Pero bueno al grano que es donde vamos ..!

Ya yo aquí en Noruega casada y recasada con más años que el morro me encuentro un gancho, ni blanco, ni negro, ni plateado, no dorado pero un gancho. Corro lo tomo me lo engancho en el pelo y feliz pienso.

-          Éramos poco y pario catana.

Al llegar a casa le cuento a Jan, (mi esposo)  sobre la larga historia del gancho y él me dice.

-          Estas loca aquí esta prohibido recoger los ganchos de la calle porque coges piojo.

Quite el gancho en dos por tres y lo mire mientras en mis adentros pensé.

-          En Cuba eras el presagio de un noviazgo y en Europa adelantada el augurio de una piojera. 

Que triste se me rompió la ilusión de la abuela. 



Melba Mercedes Alemida - Azucala Latinviking Cubana

copyright © Todos los derechos reservados
 


Se ha producido un error en este gadget.

Con todo el cariño del mundo enciendo la llama de la esperanza..!

Una vela llena de amor y luz, donde renace la esperanza para llenar de fuerzas a todas aquellas personas que aun están luchando contra el cáncer.…! Voy a pedir también Para mi buena amiga Kirenia.* Por Elena …! La dueña del blog "Los secretos del baúl" * Por la escritora cubana Elena Tamargo.* Con la llama del amor venceremos batallas que creímos invencibles, caminaremos unidos hacia el nuevo horizonte. Y mi fuerza le dará a tu andar paciencia para creer en ti una vez más. subir imagenes También enciendo esta vela para los que quedaron en el camino y ya no están conmigo como mi padre Eugenio Almeida Bosque y mi tío Luis Guevara ...!

Melba Mercedes Almeida - Azucala copyright © Todos los derechos reservados.