Me siento a observar el mundo

desde una rama de la ceiba.

Miro los días pasar y me inspiro en ellos.

Adivinando que surco tomar

para perpetrar la más grande utopía

que me queda por lograr.

No lleva mucho consigo,

a su lado está la musa que le mira a los ojos

y seca la gota de sudor.

Un bolsillo rebozado de esperanzas

y un mañana tejido de amor.

Estrofas tomadas del poemario

Poemas de un Güije travieso enredado entre las hojas de un tabaco



lunes, 31 de mayo de 2010

La buena PIPA


La buena PIPA

Quien no se acuerda de aquello del cuento de la buena “Pipa”. Hoy pensando y recordando mi Cuba me vino a la mente la buena PIPA y en verdad nunca supe la historia verdadera de la tal Pipa ó quien fue el inventor de ella.

La buena PIPA es esa historia que a pasado de generaciones a generaciones. Hasta yo se la contaba a mi hija cuando pequeña, a pesar que para mí fue una tortura una vez. Y de seguro se las diré a mis nietos.

Recuerdo que yo tenía un tío, TENIA NO ….! Tengo porque aun esta vivito y coleando en un lugar de mi Habana Vieja. Mi tío se llama Minino, realmente no sé si tiene otro nombre, solo le conozco como Minino.

El es un personaje de esos de los que tiene un montón de historias para reír y para llorar, pero hoy solo les contare un poco sobre él.

Minino mi tío es uno de los hermanos de mi mama. El siempre tenía olor a carro y cuando digo carro me refiero a gasolina con invento, ese olor a luz brillante que se liga con petróleo.

El era mecánico de autos y siempre andaba con su Bunbunchacata de aquí para allá. Y sus manos si mal no recuerdo negras de aceite y de grasa. De tenerlas metida en el motor de su perol que a cada un tramo se detenía. Allí a bajarse mi tío del carro y abrir el capo, todo un ritual. A mí no me gustaba montarme en su carrito, es que al bajarme de el carro olía hasta en pelo gasolina con invento. Ese olor me daba unas nauseas perras, pero un día la cosa se empezó a poner negra y mi tío tuvo que vender su Bunbunchacata para resolver.

Mi tío sufrió mucho aquello, su Bunbunchacata era su vida.

El tío Minino es gordo, muy gordo. Su barrigona es tan grande que recuerdo que una vez de pequeña le pregunte si estaba embarazado. Es que la barriga casi se le trababa entre el timón y el asiento. Así de gordo es el tío. Y esa pregunta me costó tremendo castigo, ya que mi mami lo tomo como una falta de respeto de alto grado. Con mi vieja nunca hubo paños tibios.

Cuando yo era pequeña recuerdo íbamos a casa de tío Minino de visita, ellos eran un montón. Qué manera de tener hijos mi tío, ellos si no miraban televisor, no había tiempo para tal procreación a alto grado.

Allí en su casa encima del fogón tenían una cazuela grande llena de arroz con pescado. Ni mi tío ni su esposa Lidia fueron buenos en la cocina. Y para colmo me servían un plato y mi mama me miraba como el que no quiere las cosas. Y las miradas de mi mama mejor no contradecirlas y yo tenía que comerme aquello. Y nada de chistar que me cogía lo que anda.

Pero bueno no es de eso que te iba a contar si no de la buena PIPA. Hoy pensando en Cuba recordé a mi tío Minino y cuando él me decía

• PULULA venga acá, usted quiere que le haga el cuento de la buena PIPA.

Yo ya sabía que aquello era la historia del nunca terminar, cuantas veces tuve ganas de decir.

• Tío si usted no se sabe el cuento de la buena Pipa a sus años como yo lo voy a saber. Si soy una niña.

Como decirle eso al tío, el era una persona mayor y eso conlleva respeto.

Mi mama me hubiera zafado un cordal si le digo así. Jajajajaj así decía siempre mi vieja. Ella es una guajira cerrera, que se manda tremendo genio.
Eso si nos crió educaditos y nunca nos falto nada, pero siempre decía al que me falte el respeto le zafo un cordal de una trompa y después que salga el sol por donde salga.

De verdad que nosotros le tenemos respeto a la vieja del carajo, aun hoy por hoy no hay quien se juegue con ella. Verdad que ella debió haber trabajado en una unidad militar.

Bueno volviendo al tema, con el tiempo la PIPA se me hizo una pesadilla, cuando el tío Minino venia de visita. Yo quería esconderme o decir ándate con la Pipa a casa del carajo.

Es que los mayores les gustan torturar a los niños o acabar con nuestra paciencia inocencia.

Ahora me pregunto realmente cual es el verdadero cuento de la “Buena PIPA”


Melba Mercedes Almeida – Azucala

domingo, 9 de mayo de 2010

Feliz día de las madres


Cuantas cosas no hacemos por amor ..!


Un pescadito ciguato se enamoro de mí.
Y salió del agua para besar mi corazón,
yo lo tome en mis manos mientras bese sus labios.
Pensé que era un príncipe encantado que una bruja embrujo,
pero no fue así. Mi beso no lo transformo.

El fue eso solo un pescado enamorado
que dio su vida por estar a mi lado.

Melba Mercedes Almeida – Azucala
copyright © Todos los derechos reservados.
Se ha producido un error en este gadget.

Con todo el cariño del mundo enciendo la llama de la esperanza..!

Una vela llena de amor y luz, donde renace la esperanza para llenar de fuerzas a todas aquellas personas que aun están luchando contra el cáncer.…! Voy a pedir también Para mi buena amiga Kirenia.* Por Elena …! La dueña del blog "Los secretos del baúl" * Por la escritora cubana Elena Tamargo.* Con la llama del amor venceremos batallas que creímos invencibles, caminaremos unidos hacia el nuevo horizonte. Y mi fuerza le dará a tu andar paciencia para creer en ti una vez más. subir imagenes También enciendo esta vela para los que quedaron en el camino y ya no están conmigo como mi padre Eugenio Almeida Bosque y mi tío Luis Guevara ...!

Melba Mercedes Almeida - Azucala copyright © Todos los derechos reservados.