Me siento a observar el mundo

desde una rama de la ceiba.

Miro los días pasar y me inspiro en ellos.

Adivinando que surco tomar

para perpetrar la más grande utopía

que me queda por lograr.

No lleva mucho consigo,

a su lado está la musa que le mira a los ojos

y seca la gota de sudor.

Un bolsillo rebozado de esperanzas

y un mañana tejido de amor.

Estrofas tomadas del poemario

Poemas de un Güije travieso enredado entre las hojas de un tabaco



jueves, 29 de abril de 2010

El Valor

Hola AMIGOS un besote ya de regreso aunque no podre estar muy seguido, pero no piensen que les he olvidado eso nunca ....!¨


El valor…!

El valor de un amigo para mi es algo muy especial, sobre todo hoy me voy a referir al mejor amigo del hombre. Ese amigo incondicional el que nunca exige nada imposible de uno, solo cariño y ser visto.

- Es una gran dicha tenerlos.

Seguro que no hace falta que les diga más. Ya saben a lo que me voy a referir. Hoy quiero hablar, contarles o mejor dicho intercambiar experiencias y ideas con ustedes.

Hay muchas cosas que me asombran en este lugar del más allá. Este país tan rico y tan perfecto como ellos le creen.

Hoy voy hablar del mejor amigo del hombre, porque por más que le busque las cuatro patas al gato y el porqué del me oyó no lo encuentro la respuesta acertada.

Para mi tener un perrito significa un amigo muy especial, al que le voy a contar mis cosas, compartir mis etapas emocionales.

Y él o ella también me contara las suyas. A su forma claro, con ladridos entrelazados de lengüetazo en mi rostro. Corriendo de allá para acá y dando brinquitos en el lugar.

Cuando sus enormes paticas caen sobre mi pecho y su respiración se agita. Y ves con la alegría que te recibe al verte llegar a casa después de un día largo de trabajo.

- Siempre me recibe siempre feliz. No recuerdo aun un día que no allá salido a mi encuentro.

Nosotros los humanos podemos ser venáticos, lunáticos, hipócritas, falsos. Sin embargo ninguno de mis perritos ha parecido de ese mal.

Siempre han estado de buen humor, siempre tiene una razón para brincar y hacer sus piruetas. No piden, ni exigen grandes cosas.

Son felices si les llevas a dar una vuelta, si lo acurrucas en tus piernas y le haces un mimo. Son felices cuando le peinas, cuando juegas con él en el jardín o en el parque.

Claro tener un perrito conlleva a un montón, pila, burujón de obligaciones. Enseñarle que el sofá no es algo comestible porque cuesta y no es que se puede comprar uno nuevo cada mes.
Que tus zapatos no son cosas de juegos. Que las medias que se ponen para lavar no se sacan al portal.

Que la caca no se hace encima de la alfombra, que tiene que esperar pacientemente a que tu estés en casa nuevamente para entonces ponerse a correr muchas veces para la puerta. Y emitir pequeños ladridos para que mama se dé cuenta que quieres salir a hacer la pipi.

Pero bueno después que logras enseñarle todas las cosas de las que hablo y más. Es más fácil la convivencia con aquella bolita de cuatro patas que mueve la cola de aquí para allá demostrando su alegría al verte despertar.

Es una familia más, un miembro más del hogar.

Al pasar del tiempo comienzan a envejecer, pero no solo ellos envejecen, nosotros también. Con la diferencia de ellos se ponen viejitos más rápido que nosotros, pero no por eso le debemos dejar de querer.

No que va…!

Les quiero mucho más, con sus resabios, con su lentitud de la edad. Ya no me acostumbraría a llegar a casa y no poder ver aquella cabeza peluda que se asoma detrás de los ventanales para verme llegar, porque él o ella puede sentir mi olor desde que doblo la esquina.

Son tan amorosos, pero bueno llegando al me oyó de la cosa.

Ayer me encontré con un señor que yo conozco y le pregunte por su perrito. Y él me respondió que había muerto.

Oh que triste, si qué triste. Yo como curiosa al fin le pregunte

- De que murió…?

Mejor no haber preguntado pienso ahora. El señor me dijo que ya estaba viejita la perra y que era mejor para ella y para ellos que ella descansara.

Y como soy curiosa y preguntona o mejor dicho cubana continúe.

- Pero estaba enferma, entonces murió de una enfermedad...?

No..! no había enfermedad alguna, solo achaques de vejes, ya había cumplido 17 años de vida y estaba ya mayorcita. Ya compraron uno nuevo, hablamos de un perrito, no de un auto que pasa de moda.

Coño pero es que yo la vi antes de ayer cuando su nieto la saco de paseo. Ella iba campante con sus 17 años. Feliz, moviendo su cola llena de canas, un poco más lenta en su andar, pero los años pasan y no pasan por gusto.

Cuando llegamos a viejitos las cosas cambian. Pero no por eso cambia el amor eso nunca.

Y entonces quede estupefacta ante tal comentario. Qué horror, me dieron ganas de decirle
Que haremos con usted, cuando este viejo, cuando comience a chochear, cuando ya no sirva para mucho a sus 80 o 90 años y ya ni tan siquiera pueda mover su cola.
Crees que sería lindo que decidiéramos mandarlo a otro mundo.
Cuando ya los años le hagan lento el andar le gustaría que le mandemos a descansar o lo pondremos en una asilo donde nadie nunca más le recuerde a no ser la navidad.

Qué triste, si muy triste todo, fue mucho lo que me vino a la mente pero no dije.

Qué horror, que forma tan extraña de amar a al mejor amigo. ….!

El mejor amigo ♥

Mi mejor amigo tiene un hocico que siempre es húmedo y frio,
mi mejor amigo me da un lengüetazo y juega conmigo.
Mi mejor amigo es in cambiable y para mí es el mejor amig
o que la vida me dio.
Siempre me espera, yo sé que me quiere y aunque pasen los años no me olvidara.
El mejor amigo si ya lo encontraste,
que dicha tenes ahora cuidarle.
y aunque se ponga viejito
no dejes de darle cariñito

Melba Mercedes Almeida – Azucala
copyright © Todos los derechos reservados.

Se ha producido un error en este gadget.

Con todo el cariño del mundo enciendo la llama de la esperanza..!

Una vela llena de amor y luz, donde renace la esperanza para llenar de fuerzas a todas aquellas personas que aun están luchando contra el cáncer.…! Voy a pedir también Para mi buena amiga Kirenia.* Por Elena …! La dueña del blog "Los secretos del baúl" * Por la escritora cubana Elena Tamargo.* Con la llama del amor venceremos batallas que creímos invencibles, caminaremos unidos hacia el nuevo horizonte. Y mi fuerza le dará a tu andar paciencia para creer en ti una vez más. subir imagenes También enciendo esta vela para los que quedaron en el camino y ya no están conmigo como mi padre Eugenio Almeida Bosque y mi tío Luis Guevara ...!

Melba Mercedes Almeida - Azucala copyright © Todos los derechos reservados.