Me siento a observar el mundo

desde una rama de la ceiba.

Miro los días pasar y me inspiro en ellos.

Adivinando que surco tomar

para perpetrar la más grande utopía

que me queda por lograr.

No lleva mucho consigo,

a su lado está la musa que le mira a los ojos

y seca la gota de sudor.

Un bolsillo rebozado de esperanzas

y un mañana tejido de amor.

Estrofas tomadas del poemario

Poemas de un Güije travieso enredado entre las hojas de un tabaco



lunes, 27 de abril de 2009

Cosas tiradas al ciberespacio acaramelado.




Un día nuevo que ya esta terminado, una nueva sonrisa, nuevas esperanzas y nuevos sueños. Si si..! es que la vida hay que mirarla con mucho optimismo que no hay más na. 
Hoy me reído un poco al comenzar el día y eso ayudo a liberar tensiones.

Hoy aquí ha sido un día lluvioso, no ha echo frió, ni calor una temperatura al gusto. Amo los días lluviosos como los de hoy, es que me traen consigo una bella melodía.

Ahora vine del trabajo, aunque el cuerpo no me pedía hoy ir a trabajar, yo se lo lo tuve que dar. Realmente hoy lo que quiero es soñar, a mi me me fascina soñar despierta, es que a veces mi hija me dice mami veo que hay luz en tus ojos, pero no estas aquí.

Es que yo me voy muy lejos, volando muy alto. El cuerpo hoy me pide tantas cosas. Pero es que no le puedo dar todo lo que pide y se tiene que conformar con lo que le toca.
También hay otra cosa que me tiene a millón. En el trabajo organizaron un viaje a Alemania. Todos los gastos pagos que bacilón. Claro que me sumo a la actividad gratuita, serán cuatro días en Alemania. 

Todo ya esta planificado de antemano, ya que en la hoja de ruta nos explican que iremos a visitar museos, un paseo en bote etc, maravillosa la cosa.

No esta de más conocer otras tierras, vivir otras emociones, respirar otros aires que llenen mi mente de nuevas ideas. Aunque en el verano me pienso ir a Cuba también eso es otra experiencia.

Espero que el viaje a Alemania sea fructífero claro no quiero hacerme ideas, viviré las cosas según vallan pasando.

Que falta me haría que encontrara en ese Berlín una buena disco que este bien repleta, donde allá mucha bulla. Que la gente te pise al pasar por el lado. Mientras te dicen un disculpas....! que tu casi no escuchas por el volumen de la música.
Que falta me hace eso, eso es algo que el cuerpo me esta pidiendo desde hace mucho. 

Es que la tranquilidad que baña estas tierras en donde me encuentro en el más allá me dejan mis hormonas en un largo sueño de lo que quiero que sea, pero no es.

El año pasado me fui a Canaria, hay que manera de gozarmela, eso si fue una experiencia al tope. Me sentí que estaba en Cuba, tengo que regresar a Canarias, un día volveré. Fui con unos amigos Noruegos y mi familia, ellos fueron a relajar. Pero para ellos relajar es sentare en las tumbonas para perder ese color blanco que le da el clima de estos contornos. 

Para mi es distinto vacaciónar, me gusta vivir cada momento. Reír, bailar, conocer el lugar en donde estoy, para tranquilidad ya tengo bastante con la de este lugar en el que me encuentro situada geográficamente.
Por eso en unos días marchare a darme un paseo que llene de baterías mis hormonas que han quedado congelada en estos contornos. 


domingo, 26 de abril de 2009

Desahogo total.


Desahogo total.

Hoy estoy triste, llore mucho pero ya va pasando y no me da pena decir que llore. Es que una lagrima puede ser tan humana, tan bella. A mi es como que me limpian el alma.
Pero estoy pensando en tantas cosas. Es que yo me viene aquí lejos de mi tierra a esta Noruega.

  • Si lo se, fue mi decisión lo se. No estoy culpando a nadie. No no que va....!.

Aquí en este pueblo del más allá donde yo vivo no hay cubanos. Soy la única de la especie. Hay otros pero viven algo lejos, tengo una amiga brasilera, un amigo hondureño y una cubana que veo de vez en cuando. Todo lo demás es en Noruego. 

Por eso a veces me siento feliz cuando me encuentro en este ciberespacio a otros cubanos. Si me pongo contenta, me siento al gusto. Yo me encariño demasiado rápido. Eso en parte no es del todo bueno, es que hay Cubanos y Cuvanos.

Hoy tengo la necesidad de desahogarme, el deseo de reflexionar sobre cosas que me molestan, por eso hoy voy a escribir sobre cubanos y cuvanos. No es falta de ortografía el problema es que hay cada cuvanos que para que te cuento.

Tal vez hoy al leerme te pueda yo parecer hasta vulgar, pero es que no quiero usar del todo ese español perfecto, bien hablado y dibujado. En una sola palabra hoy voy hablar a lo cubano.

A veces me maravilla ver a algunos Cuvanos que al salir de mi Cuba les gusta hacer valer una fuerza o una identidad de la que nunca fueron dueños. Se cuelgan al cuello un montón de atributos que no les pega. Bueno quien soy yo para juzgar a nadie, recuerden que es solo un desahogo.

Diría que mucho de ellos son afectados mentalmente por el síndrome de la paloma viajera. Pero pueden pregonar al mundo su santa castidad inventada. Juzgar a los demás tan solo por el simple echo de que no pasa en lo que creen correcto. Me hablan de misas y de recuerdos de una iglesia que les enseño que es pecado.

Yo no soy una santa, pero no me arrepiento de nada de lo que echo en mi vida. Es que yo disfruto todos los momentos con intensidad. Eso lo aprendí de mi hermano mayor, el fue y es hoy por hoy mi mejor amigo.

Con el aprendí lo bueno y lo malo, me enseño a ver la vida de muchos colores, me enseño a no criticar la vida de los demás, si no aceptarlos como seres humanos que son y por sus valores.
Hoy te digo que estoy sentimental. En días como hoy me gustaría estar al lado de mi hermano apoyada en su hombro y poder hablar de todo. 

Es que con el yo puedo hablar de todo. Sin que se le venga la avergüenza o le caiga el telón de el tabú ante los ojos. Mi hermano es un hombre super original, más que especial.

Pero hay cuvanos que los siento que salen de mi tierra algo afectados mentalmente. Es como si el llegar al extranjero los convirtiera en concursantes de una gran competencia. Una competencia que ellos se han inventado en su mente. Comienzan con el que tengo yo, que tu no tienes. Caen en frustraciones sentimentales, espirituales, sexuales por causa de la es-por-no-sis y adoptan la conducta que aprendieron en su seno lleno de tabúes, reprendiendo su ira contra todo aquel que no este de acuerdo con el.

Que bien adoctrinados salieron de mi isla. Cuando adquieren esa pésima conducta de estas o no estas conmigo. Si no estas de acuerdo con mi criterio somos enemigos.

Así nos hacemos enemigos por el mundo. Amo la paz, pero no por eso me gusta dejar de decir lo que siento. No critico a nadie, cada cual que haga con su cuerpo lo que le parezca. Tan poco critico aquellas mujeres o hombres que salieron de Cuba gracias a sus santos genitales.

No me gusta ver a esas cubanas que pregonan a todo viento verdades solamente inventadas en sus ideas, discriminado a mis mujeres cubanas. Llamándolas prostitutas sin pensar que ellas también vienen de su tierra. No no les puedo llamar así a mis mujeres Cubanas.

Algunos cubanos no conocen la lucha de la vida. No se de que manera viven, si la vida es un eterno luchar. Es que hablan sin acordarse que también salieron de Cuba o salieron por un cuento de hadas o volando en la alas de una gaviota primaveral. 
Pero no me importa tampoco que hizo cada cual para salir de Cuba. Ese no es mi problema, me importa solamente que sois un ser humano en camino a ser mi amigo.

Hablan de democracia pero no se percatan o su celebro no les ha llevado a entender que la democracia no consiste en imponer las ideas, si no en aceptar la forma de pensar de los demás. Yo les diría que para enseñarle al mundo de democracia primeramente hay que saber que el mundo no es de un solo color. Critican de forma destructiva, su infelicidad interna los lleva a soltar el odio a todo aquel que por una razón no le pasa.

Es bien raro que pierda un amigo, aunque no creo que he perdido amigos nunca, si e borrado de mi vida algunos conocido. Es que la llave del problema esta en la tolerancia.

Tengo amigos de todos los tipos y cuando me digo de todos los tipos te lo digo así de pelado. No me importa ni su pasado, ni su presente, ni de que forma viven su vida. De mis amigos solo me importa que me quieren, que yo les quiero. Que ellos me comprenden y yo les comprendo.

Vivan las putas que saben ser mis amigas, vivan los homosexuales que saben ser mis amigos, vivan todos mis amigos sean como sean que me importa, pero no me los critiques porque son mis amigos.


Melba Mercedes Almeida - Azucala

Gracias Margarita y Laura


Ayer me llego un paquete al correo, te diré que me puse super contenta y me fui a buscar aquel paquetico del que me informaron dejándome una nota en el buzón.

Al llegar al correo me entregaron una caja envuelta en un papel como de cartucho o de un color así como amarillo bien claro. En ella estaba escrito para mi amiga Azucala te deseo mucha felicidad Margarita y Laura.

Margarita es una de esas amigas que he echo en este mundo del ciberespacio acaramelado. Me identifico mucho con ella, es cubana también como yo. Recuerdo que cuando nos conocimos me mando a coger una balsa y buscar mi aguacate. Me da mucho aliento cuando me escribe y no me dibuja las verdades, tal vez es por eso que la admiro tanto. Lauri es su hija bien simpática la Lauri, ahora esta en el rollo de una exposición que tendrá en Polonia.

Ellas dos son ángeles que vuelan en este ciberespacio acaramelado donde me hacen reír, lloran conmigo y lloro con ellas, especial mente con Margarita cuando la leo. Aunque no siempre estemos de acuerdo son mis amigas.

Cuando llegue al correo rompí aquellos papeles con mucha ansia como si fuera un niña, al abrir aquella caja encontré tantas cosas, que me hicieron llorar. Una pintura donde estaba escrito para mi amiga Azucala con todo el amor desde la Francia Margarita.

Mañana temprano cuando me despierte antes de ir al trabajo, iré a comprar un cuadro donde poner aquella pintura que me ha regalado y estará en mi sala adornado mis paredes. Ese regalo entregado por unas maravillosas amigas de este ciberespacio acaramelado. 

También en el paquete me había mandado una crema para mi pelo que es todo rizado y desordenado. Margarita sabe que sueño con tenerlo lacio. Un paquete de caramelos, algunas cosas para el maquillaje y un pulso naranja lleno de gindalejas bien preciosas.

Me sentí feliz es tan bello ver que siempre hay un amigo que se acuerda de ti. Te diré que para mi es uno de los más bellos regalos que me han dado este año. 

Yo soy bien sentimental, me suelo encariñar mucho con mis amigos. Que dichosa soy de que la vida me ha dado el maravilloso regalo de encontrar a mi paso buenos amigos.


Gracias Margari y Lauri  

sábado, 25 de abril de 2009

La croquetada de la Maleta



La croquetada de la maleta no es más que la odisea de hacer el equipaje cuando vas de viaje para esa Cuba mía. Pienso que esta croquetada de la maleta como yo le digo es un problema que nos toca a todos los cubanos en especial. 
De verdad que te lo digo, no es cosa de juegos, a mi por lo general me saca del paso por completo. Te has puesto a pensar alguna vez en eso? 

  • Que va...!.

Hay que ser Cubano para entenderlo, vivirlo y gozarlo hasta el final.
Te lo quiero comentar hoy, porque tal vez tu lo vives de otra forma. Si es así, me gustaría que me comentaras que es para ti “La croquetada de las maletas”.

A mi en particular cuando voy a viajar a Cuba ese es uno de los problemas que más me golpea en realidad. 
Ahora pienso ser más explicita para que me entiendas de que forma asimilo, me trago y digiero “La croquetada de la maleta”. A mi me comienza cuando empiezo a planificar mi viaje a esa Cuba de mis sueños.

Te la has pasado todo el año comprando un montón de cosas en rebajas o tal vez cosas que vistes en una tienda. Que te gustaron y las compraste porque le podía servir a fulanito o a menganito como decimos en mi Cuba. Sabes que serian cosas de mucha utilidad en tu tierra y te las quieres llevar contigo cueste lo que cueste, pese lo que pese. Es que todo hace falta en mi Cuba. 

Una brocha, un destornillador, sostenedores, hebillas , una bocina para el carro de fulano que te dijo que si podías y eras tan amable, si no era mucho pedir se la llevaras. Quieres llevarte todo, pero no podemos. 

  • No que va...! 

Porque entonces necesitaríamos un avión para nosotros solos cuando vamos a viajar a esa Cuba de nuestros sueños. 
También estan las cosas para toda la familia. Esa familia que día a día se multiplica y no puedes cambiarle el rumbo. Te llegan mensajes de Cuba cada vez que te sientas delante del ordenador. En los mensajes la familia te esta explicando los nuevos miembros que ya vienen llegando y sus respectivas tallas con números de zapatos. 
También esta el primo, la tía y malanga con todo el puesto de viandas. Es que no quieres olvidar a nadie, deseas en el fondo que todo el mundo quede conforme. 

  • Uhmm....! que todo el mundo quede conforme, eso es algo difícil, pero pruebo al menos.

Hasta te comienzas a recordar de aquellos vecinos con los que tal vez nunca hablaste. Pero te llegan a la mente, no es fácil ese sentimentalismo que nos invade, pero no se puede con tanto sentimiento, porque no hay espacios en las maletas y mucho menos dinero para pagar el sobre peso. Son 10 cuc por cada kilito de más.

  • Hay que abuso....!

Que va es muy dura la historia. Ya sientes que tu cabeza te da vuelta como una gran pelota. En tu mente estan latente las mil incógnitas. Que nadie te las puede descifrar. Yo ya he ido a Cuba barias veces, pero cada vez me parece nueva “La croquetada de las maletas”. No me acuerdo de como fue la vez pasada y sabes que nunca esta igual. La cosa puede ser muy diferente esta vez, porque allá en mi Cuba bella cambian las leyes en un abrir y cerrar de ojos. Esperemos que tenga a mi lado el factor suerte.

  • Suerte.....!

Algunos Cubanos con el verdadero deseo de ayudarme me aconsejan, pero lo que logran es asustarme o congestionarse el celebro por completo. Ellos estan Contándome las historias de la aduana, de las nuevas pesas que no son tan nuevas pero asustan, porque uno nunca sabe como sera al final de la historia. Es que parece que ya se me olvido el royo de la otra vez. También estan todas las cosas a declarar en la aduana. Es que hay que declararlo todo.

Recuerdo que la vez pasada había una Cubana que llevaba un dildo o para decirlo como se dice en mi cuba un consolador de almas sedientas. Pues ella llevaba uno en su equipaje. Hay que lió tuvo, todos venían a ver aquel dichosos aparatico, que manoseo con aquel dildo. Tal vez en el fondo muchos de los que armaron la algarabía en la aduana estaban deseosos de disfrutar aquella maravilla plástica que baila con baterías. Ella tuvo que declarar si seria para regalo o es para uso privado. Que cosas la de mi aduana y los genitales de la cubana.

Ese royo de los artículos personales para tu consumo a mi me asusta mucho.

Ahora me dicen que puedes llevar 10 kg de medicinas, sin que cuente en el peso permitido de el equipaje que son 30 kg. Como me gustaría que los 4 pares de zapatos para mis sobrinos parecieran una aspirina y las batas que les llevo a mi sobrina se convirtieran en pomadas. Así no contarían en el peso . No es fácil la croquetada de las maletas te lo digo que esto para entenderlo hay que vivirlo.

Ya yo se que mis maletas ya estan pasadas, meto más y más hasta que las lleno hasta el tope, pero no importa que pasa después. Ahora en este momento yo soy feliz.

Me siento sobre ellas mientras muevo mi cuerpo presionándola, es como un contacto sexual entre la maleta y yo. Sigo un poco más, más y más hasta poder sentir que el maravilloso siper recorre todo su camino de punta a punta. 
Poder lograr cerrar ese siper que estaba trabado a medio camino no fue fácil. Me esfuerce tanto que hasta sude para al final exclamar satisfecha. 

  • Oh yessssssssss...! 

Lo he logrado el grandioso y delicioso orgasmo entre mi maleta y yo. 

En eso si somos una bestia los Cubanos. Cuando estamos empaquetando a nosotros todo nos cabe en la maleta. No se como lo logramos pero así es.
Es muy difícil escuchar a un Cubano decir tuve que dejar una cosa por que no me cabía. Se le busca espacio, lo aprietas todo, entisas las cosas unas con otras, todo se vuelve compacto y duro como un ladrillo. 

Es una lucha entre las maletas y yo. También esta la otra problemática, los paqueticos que llevas contigo. No quieres decirle a nadie que te vas a esa Cuba bella de tus sueños. Pero lo dices, la alegría es tan grande que se desborda por los poros. Entonces es allí te vienen las preguntas que no quieres oír porque ya tus maletas estan repletas.

  • Me puedes llevar unos paqueticos?
  • Me puedes tirar un cabo y llevarme unas cositas? 

Pero no le puedes decir a los cubanos que no. Coño no quieres que digan de ti lo que ya tu sabes.

  • Que eres Fula, tremenda pesa. 
  • Verdad que ella es una fuera vista. 

Pero los famosos paqueticos, cositas, bulticos. No son más que javitas de 60x60. Con un montón de cositas también bien empaquetadas. Nada te haces el harakiri sentimental y le haces el favor, es el cubanismo que te toca el pecho a todo meter. Te sacrificas por un amigo y aunque no fuera amigo lo haces, porque un favor se le hace a cualquiera. Sabes que el ó ella es de tu tierra y que lo hubieran echo también por ti.

Al final cuando viajas a esa Cuba de mis sueños eres un pulpo, llevas las maletas al tope. Tu equipaje de mano que ya no le cabe más, llevas dos pulover puestos que son para tu hermana, 3 ajustadores, una camisa para tu hermano y un calor por llevar tanta mierda puesta que te mata. 

Tu cartera también a sufrido una metamorfosis terrible.
Que difícil es para mi la croquetada de las maletas, pero nada es una experiencia que tengo que vivir cada vez que me decido a ir a esa Cuba de mis sueños.


Melba Mercedes Almeida - Azucala

viernes, 24 de abril de 2009

Bandera

Mi Bandera que dice te amo bailando una salsa o un mambo de ayer. 
Mi bandera con colores de cielo. Tan dulce, tan bella y tan lejos de mi.
La quiero conmigo ondeando a mi lado. 

Con mis musicos Cubanos donde quiera que esten.
Mi bandera es tan dulse y tan bella 
ella refleja un pedaso de mi.


Estoy contenta


Hoy estoy algo turulata, no se porque pero lo que si puedo decir que tuve la dicha de reír ya que un buen amigo de este ciberespacio bello dibujo la sonrisa en mi rostro este viernes con sus historias cálidas.

No se porque, pero entras a su espacio es como un embrujamiento total. Ese deseo que me produce leerlo. Vivo cuando mis ojos recorren su escritura, me rió y lo siento, te puedo decir que me llega muy adentro. También antes de irme al trabajo leí algunos poemas escritos por otras amigas de este mundo literario de este ciberespacio algo acaramelado.

Han pasado cosa lindas y tristes en esta mañana. La triste es que una nueva amiga mía esta algo depa, pero ya le hice un poema para aplacar su pena.

La otra noticia que me pone alegre es que Aguayita ya es Alemana. Ayer le otorgaron su pasaporte y es feliz. A mi también me pone muy feliz que los demás compartan conmigo su felicidad.

Yo realmente no se que sentí cuando me dieron el pasaporte Noruego a mi. Fue una sensación de libertad. Ya tenia más derechos, pero en el fondo no me identifico con el. Es que me siento tan caliente y llena de vida. Es el echo de que soy Cubana y que en mis venas corre sangre latina. 

Pero me senti feliz de haber logrado una batalla más de estos días, por eso soy feliz de que la Aguayita sea Alemana. Felicidades amiga.  


jueves, 23 de abril de 2009

Complejos o me hago la idea



Complejos o me hago la idea


Hora voy saliendo de la casa en rumbo al trabajo. Aunque es un poco temprano aun, es que hoy comienzo a trabajar a las 11.00 del medio día y son 9.00 de la mañana solamente.

Pero la casa me ahoga y por eso necesito salir a respirar ese aire puro que caracteriza este lugar.

Hoy es un día igual que otros, lo único que lo hace diferente es la fecha y el año. Sierro la puerta de mi casa y camino unos metros, decidiéndome a tomar el camino del bosquesito. Que me es más corto y así me ahorro mi tiempo.

A mi encuentro van saliendo los arboles desojados. Aquellas ramas cecas y desnudas por la llegada de el invierno. Todo esta blanco y frió, parte de la vida del bosque se adormido. La hierba verde a escondido su frescor en el susurro de aquella brisa congelada que acaricia mi rostro al andar. Me gusta el olor del invierno.

El invierno también tiene su encanto. Es como que le da claridad a esta soledad tan latente diariamente.

Detengo mis pasos mientras, mis pies quedan atrapados en estos caminos llenos de lomas de nieve.

Allí estan los corzos o venados como le decimos en mi Cuba. Los puedo ver desde aquí, como siempre y como cada día. Allí estan ellos, pero nunca estan solos, es que tal vez ellos han entendido que la soledad es dañina para la salud mental.

Aquí en este pueblito del mas allá donde vivo, no es nada difícil que te encuentres un venado en el camino. Cuando llega el verano suelen estar merodeando el jardín. Comiéndose los tulipanes que tanto trabajo me costaron que salieran.

Los venados son hermosos y también inteligentes me digo yo. Es que cuando llega la temporada de caza el 10 de agosto se suelen esconder. Están a la alerta porque saben que el cazador esta al acecho en cualquier rincón de estos montes que ahora no son verdes. Pero al finalizar de la temporada se merodean nuevamente por los caminos, como burlándose de los cazadores, como dando las gracias de tener la dicha de poder vivir una temporada más.

Diciéndoles con la mirada al cazador.

  • Aquí estoy pero no te toca ”.

Aquí te los encuentras a tu paso. Venados, Ciervos, Alces. No cuando yo lo digo a veces me siento en un zoológico, pero es tan bello encontrarlos.

Es tan hermoso ese encuentro, sobre todo cuando me levanto en las mañanas y voy en camino al trabajo.

No hay vecinos que tropiezo a la salida de mi hogar. Ni nadie que me regale un buenos días vecina. Pero allí estan ellos, cuando cojo por el camino del bosque. Para que sea más rápido, más corto.

Allí estan los venados mirándome a los ojos. Con una mirada tierna dándome un saludo mañanero. Ya los siento como de la familia. A veces hasta hablo con ellos y les digo

  • Que tal amigo venado? Oye que hace frió. Cuidate mucho espero verte mañana.

Ellos me miran con aquella mirada transparente. Entendiendo que yo también estoy dando las gracias por no morir en esta soledad.

Sigo mi paso por aquel bosquesito que ya conozco como la palma de mi mano. Aun es demasiado temprano para ir al trabajo. Así que e decidido que me doy una vuelta por este pueblo en donde yo vivo. Este lugar que puedo recorrer de punta a cabo sin llegar al cansancio.

Aunque te digo que tengo que trabajar diariamente con mi consciencia, porque a veces me muero en tanta soledad, de tanta carencia humana.

Decido llegarme a esa pequeña tienda que queda en el centro, esa tienda de aquel pueblito situado en el más aya donde me encuentro. Allí esta...! gracias a dios ya esta abierta aprovechare a ver que a llegado de nuevo, quiero ver si encuentro algo que me guste. O tal vez estoy haciendo solamente el tiempo pase, para ir al trabajo después. Ya que salí demasiado temprano de casa porque la casa me ahogaba y necesito un poco de aire que acaricie mi cara.

Me decido a entrar, allí esta la expedidora que me ve llegar. Ya lo noto en su rostro esta congestionada. O tal vez soy yo la que se congestiona sola, me digo en mis adentros.

  • Hay dios mio enseñame que es lo que debo hacer cuando me entra el deceso de abrirme como un compás y regarme como un juego de yaki.

A veces me pongo a pensar si ellos creen que estoy hecha de mantequilla o que vivo en Belén con los pastores y mis pastores estan durmiendo. Es que todo tiene un limite y mi copa se va llenando. De este sobrevivir día a día con la frialdad humana. Esa frialdad mezquina que ha enfermado a este pueblo donde yo vivo aquí en el más allá.

Sigo mi paso por aquella pequeña tienda, observando cada cosa. Tomándome mi tiempo porque no tengo apuro. No me voy a ir, aunque a ella no le guste mi presencia.

  • No me voy a ir - Me digo en mis adentros.

Aquella expedidora se me acerca a mi y me pregunta con una sonrisa. Pero se que aquella imagen bondadosa no es real. Ella se detiene a mi lado mientras dice sutilmente

  • Necesita ayuda - Me dice mirando mis movimientos. No quiere perderme de vista, yo se que es lo que ella esta pensando o es que yo tengo complejo o me estoy congestionando.

Le miro a los ojos y le digo

  • No gracias - le respondo acompañado mis palabras con aquella sonrisa del que “ No agües el día mujer” y sigo observando mi contorno.

Pero ella sigue allí, estática vigilando mis pasos. Su vista me cansa, pero la ignoro por unos segundos. No soy solamente yo la que estoy en esta tienda, pero si soy la única que es diferente.

Por mi color, por mis rizos, porque ella sabe que yo no pertenezco egnicamente a este lugar y eso ya me hace sospechosa.

Me acerco a la estanterías de los perfumes mirando todo lo que me gustaría tener. Decidiéndome por fin a comprar algo. Allí esta aquel perfume de Givenchi que tanto me gusta.

  • Lo voy a comprar - pienso mientras lo miro buscando el precio.

Es que me la paso cohibiendo me de las cosas y al final lo que no se va en lagrima se va en suspiros.

La dulce expedidora al ver que he tomado en mis manos aquel frasco. Se acerca rápidamente comentándome.

  • En aquellos estantes de allá estan los perfumes son más baratos, estos de aquí son bien caro para ti.

No falta mucho para que explote y pierda mi ecuanimidad, pero le sonrió nuevamente mientras le respondo.

  • Ya comprendo - le digo mientras nuevamente le sonrió - es en aquel estante donde usted escoge sus aromas, por eso sera que hule tan bien usted. Ese olor tan singular que no la hace inconfundible.

Tengo que contar para encontrar la paz interna y pensar en aquel refrán escuchado en mi tierra. De que a palabras necias oídos sordos. Pero hasta cuando tengo que mantener mi sordera o tal ves aquel dicho de que no hay frase mal dicha, si no mal interpretada.

Pienso que tal vez soy yo la del problema, que todo lo malinterpreto con mi congestión diaria.

Me dirijo a la caja con el perfume en mi manos. La expedidora sigue mi paso sin perderme de vista. Como si me fuera a salir de aquella tienda, pero la ignoro completamente. Como si ella fuera un fantasma o tal vez un espíritu perturbador salido de la nada.

Ya me dispongo a pagar, busco en mi cartera mi monedero, sacando de el mi tarjeta de visa. Ya que no tenia dinero en efectivo, ella desconfiá de mi. Me pide la tarjeta, es que necesita saber si es mía o la he cogido prestada, pero tal vez son ideas y me estoy congestionando.

Pienso en mis adentros nuevamente.

  • Te estas quemando blanca y te vas a ganar la rifa de mi galleta.

Pero no le digo nada. Me quedo callada una vez más. Ya llevo nueve años callando y sigo contando del 10 al 20. Ya que del 1 al 10 ya se me fue la cuenta.

Para irritarla o para hacerla trabajar más le pido que me lo envuelva con aquel papel de regalos que parece más caro. El que seguro utiliza para aquellos distinguidos que la visitan.

Le sugiero que no se le olvide quitar el precio. Le exijo que no sea chapucera, que no deje en las afuera aquel papel rasgado o mal cortado, que me lo envuelva bien y basta.

Ahora es ella la que esta molesta, eso me hace feliz, solo lo he hecho para irritarla. Para ver como la hacia trabajar más.

Abandono aquella pequeña tienda situada en este pueblo del más allá donde estoy ubicada. Ya ella me imagino que esta feliz, yo sigo mi camino hacia mi trabajo llevando en mis manos aquella pequeña java donde esta el perfume que me acabo de comprar. Lo compre para mi, lo he deseado hace mucho. Sin embargo le pedí que lo empaquetara, es que quería molestarla un poco más. Aunque no lo quiera admitir ya esa mujer me ha empañado el comienzo del día.

En mi trayecto al trabajo no me tropiezo con nadie, pero eso no es de extrañar en este mundo tan desolado donde me encuentro.

  • Como sera hoy mi día laboral. - me pregunto en mis adentros.

Como la pasare con aquellas dos urracas con las que trabajo. Que les gusta recalcar me día a día mi posición de extranjera.

No me voy a congestionar, puede ser que sea un complejo o que me creo cosas y nada más.

Ya llego a mi trabajo. Aquella escuela en donde limpio y doy clases de baile a la vez.

Las urracas siempre hacen lo posible para que me moleste, ellas no pueden entender como puedo limpiar y bailar sin parar de reír. No pueden entender que para mi ir al trabajo no es sacrificio si no una necesidad social. Aquella necesidad de relacionarse diariamente.

Ya veo al urraca menor ella me sonríe con aquella risa hipócrita. Le sonrió de regreso continuando mi camino por aquel pasillo de aquella escuela en el más allá en este pueblo donde vivo. Entro a aquella habitación donde dejamos nuestras pertinencias. Cuelgo mi abrigo sacando los guantes y toda la mierda que llevo puesta para no enfriar mi cuerpo. Hoy comienzo con las clases de baile a las 11.00 de la mañana y después a limpiar la escuela.

Lo del baile me fascina es una forma de expresar mi frustraciones. Una forma de comunicarme, cuando estoy bailando me siento viva, es como que regreso a mi tierra.

Aunque a decir verdad creo que son esos jóvenes los únicos que me entienden. A ellos aun no se les ha amargado el alma. Ellos saben reír, pero terminan marchándose a la capital es que este pequeño pueblo se les hace demasiado chiquito para empezar.

En las clases de baile me siento feliz ya que muevo mi cuerpo de un lado al otro. Enseñándoles aquellos jóvenes como hacer para mover los brazos. Como hacer girar la cintura de un lado al otro, como menear el esqueleto al ritmo de un tambor. Enseñándoles que el baile no es pecado, si no la misma vida envuelta en un acorde .

Al terminar las clases de baile regreso nuevamente a aquella habitación donde tengo mis pertenencias. Ahora voy a comenzar a limpiar la escuela.

Allí esta la urraca menor, me ve llegar sudada de aquella clases de bailes terminadas. Me mira y me dice sonriendo.

  • Te han tirado un cartón de leche de la planta de arriba. - y me sonríe mostrándome con delicia el hecho.

Aunque a veces me da por pensar que es ella. La que me tira mierda de lado a lado. Me asomo en aquella escalera miro hacia abajo, es cierto coño allí esta aquel cartón de leche reventado. Toda la pared salpicada.

  • Tendrás mucho que limpiar - me comenta la urraca mayor rebosándose en su salsa, mientras sonríe feliz.

Pero no pierdo la cordura no me voy a acalorar. La miro y le respondo con la más sutil de mis sonrisas.

  • Si todo los problemas en esta vida fueran como un cartón de leche tirado desde arriba. Que felicidad este mundo seria.

No entiende mis palabras, más bien se queda asombrada de mi ecuanimidad, de mi ira controlada.

La dejo con su mirada odiosa y ya me preparo para comenzar a limpiar. Para limpiar esta escuela otro día mas de mi vida, aunque no tengo nada en contra del oficio, lo hago para ganarme la vida. Aunque no es lo que soñé para terminar mis días.

Las clases de baile fueron un éxito. Aquellos jóvenes llenaron mi alma de tanta vitalidad. Que ni mil cartones de leche me pueden amargar. Subo las escaleras cojo aquel carrito donde estan aquellos cubos. Que cuidadosamente pongo a llenar, las aulas ya vaciás. Comienzo a limpiar mientras voy cantando una canción al azar.

  • A las tres de la tarde tomaremos el receso - Me dice la urraca mayor que paso por aquí. Para seguir mis pasos, para ver como limpio, para criticarme el trabajo si le doy el tiempo.

La escucho, ella esta parada ante mi y no puedo decirle lo que realmente quiero.

  • Que no soporto sentarme en la pausa con ellas dos. Que son par de odiosas.

No puedo decir tengo que callar nuevamente. Es que ellas dos, especialmente ellas dos se las pasan quejándose de que los extranjeros se sientas entre ellos y no con los noruegos.

Las otras auxiliares de limpieza son un amor, menos mal que también aquí hay gente buena. Voy mas bien por las otras no por las dos urracas.

Así pasa el tiempo perdida entre pupitres, agua y frazadas. Hasta que llega la famosa hora del receso. Dejando todo preparado para mi regreso y me dirijo aquella saleta. Donde se sientas todas las auxiliares en la hora del receso.

Ya esta la mesa lista el café, la leche, también un poco de azúcar. Busco un lugar para sentarme, en mis manos llevo conmigo mi merienda. Me vendrá bien un poco de café con aquella azúcar que agiliza mi alma.

Ya estan sentada las otras auxiliares de limpieza. Ellas son cariñosas, dulces, un amor. Aun no han entrado las urracas. Pero hablando del rey asomando su corona. Ya llegan toman su lugar en aquel sofá y se sirven el café.

La urraca menor comenta.

  • Vistes las noticias de la tv sobre los extranjeros.

Claro que esa pregunta esta dirigida a mi. Ya que soy la única extranjera sentada con ellos en la hora de la pausa. Le respondo que no. mientras sigo comiéndome mi merienda. Pero ella continua hablando esta vez siendo más explicita mas exacta.

  • Ahora producto a la crisis económica. A la hora de buscar trabajo primero estan los Noruegos después los extranjeros.

Me comenta saboreándose en cada palabra dicha. Se que no es ella la de la idea de decir eso, porque no tiene celebro para tanto, se que es la urraca mayor que la instrumenta. Ella es más bien como el auto parlante, pero no pierdo la ecuanimidad. Le respondo nuevamente saboreando como ella mi respuesta.

  • Las noticias a veces son como la biblia que cada cual las interpreta a su forma. - así le respondo pero en fondo me hubiera gustado decirle.

Eso es discriminatorio, eso esta mal que lo digas, pero no le digo porque a ella su intelectualidad no le da para más. Pero no se da por vencida esa mujercilla, ella de verdad que quiere terminar de aguarme el día.

  • Ahora vas a coger el curso de limpieza para que te paguen más. - Comenta la urraca menor mientras que la urraca mayor sonríe y apoya el comentario con un gesto de su cabeza.

Les miro a las dos en los ojos tratando de ver el fondo, pero carajo ellas estan vaciás. pero igual les respondo

  • Si quiero pasar el curso de limpieza. Como ya pase el curso de hotelera, de asistente de escuelas, de economía en mi país, de bailes contemporáneos. Siempre es bueno saber y si un titulo me puede ayudar a conseguir trabajo fijo porque no voy a probar.

  • Seguro que no entras en la escuela, tal vez todas las plazas estan llenas.

  • Que sea lo que dios quiera señora mía. - le respondo y continuando con mi merienda.

Que manera de ser amables estas dos urracas Noruegas. Pero sigo callada sin decir una palabra mirando a lo lejos de aquella ventana en aquella sala. Ellas quieren molestarme pero no lo lograran,

porque ya tengo bastante con esta soledad, por eso continuare con mi sordera.

  • Espero que quiten la ayuda que dan a las mujeres que van a tener hijos - sigue hablando mierda la urraca menor - Porque son los extranjeros los que más abusan de la ayuda.

Creo que voy a explotar. Creo que le voy a saltar y la picazón que tengo con ella me la voy a quitar.

Mejor me retiro y doy las gracias por el agradable momento.

Me voy a terminar de limpiar aquellas aulas, mientras bailo con aquel palo de trapear. Que no dice nada pero me entiende. Sigue mis movimientos sin protestar mientas voy cantando una canción al azar. Aunque en realidad tengo muchas ganas de llorar.

Eso me pasa a menudo pero no puedo andar llorando no soy una magdalena.

El día pasa y llega la hora del regreso a mi hogar. Allí estará mi hija esperando por mi, gracias a dios mi esposo que me a pasado a buscar así me ahorro el paseo por el pueblo. Allí quedan las urracas viviendo de su soledad. Alimentando su alma de la angustia de otros. Rebosándose del dolor de aquellos que callan por no pecar, llenas de falsedad.

Que bueno que en este pueblo del más allá donde vivo por casualidad no esta lleno de urracas. Solo algunas que te encuentras al azar.



Melba Mercedes Almeida - Azucala

Safe Creative #0904233126714

miércoles, 22 de abril de 2009

Amalia


Amalia aquella vieja cariñosa que sabia el significado de la palabra amistad. Una de esas noruegas que llevare siempre en mi mente.

Hoy me toco trabajar en el asilo de ancianos, allí hay varios viejitos a los que quiero mucho. Es que me dan tanto cariño esos abuelos. El solo echo de verles y de ver que ellos pueden regalarme la más bellas de la sonrisa cuando llego a su habitación para cambiarles la ropa de cama o tal vez solamente para hablar con ellos y preguntarles "Que tal como estas?".

Yo trabajo en aquel asilo tan bello y ordenado pero solo. 

Es como si ya esos viejitos formaran parte de mi familia. Aquellas carita arrugadas, donde se pueden ver los años vividos por la vida.

Hoy al llegar allí me entere que Amalia una de mis queridas viejitas había partido a otro mundo. Amalia marcho ayer y me dio pena no haber estado allí para darle mi ultimo adiós. Así es la vida no hay nada que podamos hacer para esquivar ese momento.

La puerta de su habitación estaba abierta, allí sobre la meseta de aquella cocina estaban aquellas pequeñas cajitas llenas de esas diminutas agujitas que usaba Amalia para medirse su azúcar. Su viejo sillón de madera ya gastado por los años, pero por alguna razón su preferido.

Es que ahora hasta la recuerdo, cuando llegaba para cambiarle la ropa de cama. La encontraba en su sillón mirando por la ventana hacia afuera mientras se balanceaba. Esperando la visita de alguien que la recordara.

De repente una de las enfermeras me pregunta. Que si seria posible para mi limpiar la habitación de Amalia. Un trabajito extra que tendría, unas horitas extras que no vendrían mal me dijo. Claro que si, le respondí mientras mi vista recorría aquella habitación tan sola sin su alegría. Que no haría por Amalia, no solo por dinero le limpiaría, esa viejita era para mí una buena amiga.

Su familia había venido a llevarse toda sus pertenencias, pero no les había quedado tiempo para limpiar toda la mierda. Sus hijos siempre estaban demasiado ocupado. No recuerdo haberlos visto por aquí nunca.

Pobre amiga mía, esperando día a día a una familia que nunca tuvo tiempo para visitas. Recuerdo que a veces me decía.

  • Yo llame a mi hija para que viniera, me dijo que hoy no podía pero si tenia tiempo lo haría otro día.

Ayer murió Amalia sola, con la dicha de tener a una enfermera en su cabecera, la enfermera le informo a la familia la partida de Amalia.

Allí si tuvieron tiempo, vinieron y recogieron todo. Mudaron todo en un día, dejando aquel sillón de madera que ya esta tan gastado por el pasar de los años. Para que les serbia, coño recogieron todo en un, dos por tres pero nadie venia a verla cuando estaba en vida. Para colmo de males tampoco pueden limpiarle su porquería.

Claro que le limpiare la habitación a mi querida amiga, le dije a la enfermera. Que no haría por ella, por esa vieja linda que me daba tanta alegría todos los miércoles cuando yo me aparecía para cambiar sus sabanas y hablar de la vida, es que la quise como si fuera de mi familia.

Ojala que cuando yo envejezca en estas tierras ajenas, que no son mías porque no es mi patria. Ojala que cuando llegue ese día no sea olvidada en una habitación del hermoso y cuidado asilo de ancianos. Donde no falta nada, donde todo esta cuidado. 

Ojala que no quede allí sola sin que nadie venga de vez en cuando a preguntarme como estas mi vieja, como has pasado el día.

Melba Mercedes Almeida - Azucala

domingo, 19 de abril de 2009

La fantástica Noruega


La fantástica Noruega, aquel país que pregona a los cuatro vientos la integración. Vengas todos que son bienvenidos. Entre comillas claro es como un chiste pesado.

El viernes me encontré a un extranjero. Parecía Cubano, se veía como un Cubano, es que hasta caminaba como un Cubano con ese vaivén de medio lado. Allí fue donde le dije a mi esposo.

  • Detén el auto ese que va por allí tiene pinta de Cubano.

No no..! no era Cubano pero hablaba español, el había vivido en España y sus primos habían estudiado en Cuba en la Isla de la Juventud eso me dijo.

El era del Sahara y se vino aquí a tratar de pedir asilo, no se si político o humanitario tanto no pregunte. Convenzamos un ratico, el me dijo que ya lleva dos meses en el refugio y que aquello era fatal. Que le daba mucha alegría hablar conmigo, porque en este pequeño pueblito los Noruegos no son muy comunicativos.

Mi querido esposo espero paciente en el auto. A que yo terminara la charla, claro me pregunto en una pregunta intercalada “Es Cubano” - “No” le dije “Es de Sahara”. Le di mi numero teléfono aunque mi esposo no lo entendió, porque le tengo que dar mi teléfono a todo extranjero que no es Cubano.

Tal vez por eso lo hago porque no soy Noruega. Tal vez por eso lo hago porque soy Cubana. Le di mi numero de teléfono, le dije que si necesitaba algo que me llamara. Es que yo si se que cosa es ser hospitalaria de corazón no solamente de palabras que vienen de dientes para fuera.

Ayer sábado me llamo por teléfono aquel muchacho joven que parece Cubano pero no es.

Me dijo que me llamaba porque quería venir a mi casa de visita, conocer a mi esposo. El piensa que conociendo aun Noruego tal vez este le presenta a otro y así puede hacer una amistad con varios.

El esta dispuesto a integrarse, pero no le dan espacio. Lo ponen en el refugio, pero no puede ir a la escuela para aprender la lengua, hasta que no le den el permiso oficial de que te quedas o no te quedas "Tunturuntun".

Pero allí esta el muchacho del sahara en aquel refugio esperando una respuesta que puede durar años, tratando de hacer amigos, pero los Noruegos son demasiado temerosos a esa amistad con desconocidos.

A mi esposo la idea de la visita no le pareció mal, esta bien de que viniera un día a hacernos la visita un día de esos pero no hoy. Mi mami Noruega al enterarse me dijo estas loca. Como te vas a traer a tu casa una persona que no conoces, que no es Cubana. No no tratarlo solo de que hay y como estas bye bye. Que manía la tuya mi hija querida, no te das cuenta que sois Noruega.

Ese es el problema, ni por fuera, ni por dentro soy Noruega madre mía. Solo por papeles que me dieron un día.

Ahora no se que hacer, me da pena con aquel muchacho del sahara. 

Hace un mes también me encontré con un colombiano en este pueblito donde vivo. El me vio hablando por teléfono en español y al momento me detuvo el paso. Hablas español me pregunto, el se puso feliz. Yo me asuste un poco, es que no es normal aquí que alguien de momento te toque el hombro y quiera hablar contigo así porque si. Después me relaje y comencé a escucharlo tenia muchas cosas que decir. Tenia la edad de mi hija y se había venido solo a este país. Era un chico muy entusiasta gracias a dios se pudo quedar aquí le dieron el te quedas.

Me dijo lo mismo de muchacho del Sahara. Que triste es llegar a un país que las personas hablan de integración pero no salen las palabras del corazón.


Melba Mercedes Almeida - Azucala

miércoles, 15 de abril de 2009

Mataperreando


Mataperrando


Que vida aquella envidiada por mi. Recuerdo cuando desde mi ventana veía a los chicos de la cuadra montar su chivichana. Ellos descalzos corriendo bajo la lluvia, yo viendo la lluvia caer sin poderla detener. Como me hubiera gustado en aquel tiempo ser de la pandilla, ser uno más que anda descalzo y sin camisa corriendo por aquella cuadra debajo de aquella nube pasajera.


Recuerdo que trate una vez, de estar descalza en la acera en las afueras de mi casa. Mi madre horrorizada corrió hacia mi levantándome del piso. Sosteniéndome en sus brazos, mientras comentaba que el andar sin zapatos me podría hacer coger parásitos.


Que manía la de mi vieja y esa sobre protección parasitaria. Los parásitos los cogí de todas formas, por comerme las uñas. Llegaron la giardias, ellas no creían en niñitas finas. Invadieron mi estomago con armamentos, municiones. Las giardias se atrincheraron en mi organismo. Trabajo costo librarnos de ella.


Melba debía llevar batas, motonetas con lasos, con su muñeca de trapo que estaba bien limpia. Ella era una niña y las niñas hacen cosas de niñas.


Pobre madre mía como trataba de enseñarme. Un día recuerdo que fuimos a Parraga a visitar a la tía. Yo me escape para correr con otros niños, quería meter mis pies en aquellos charcos de la calle. Me monte en una carretilla, enredando el encaje de mi bata en la caja de bola clavada y ajustada en aquella madera con puntillas. Fui tan feliz de llegar a casa de la tía nuevamente hecha trapos, pero contenta de haber mataperreado aunque sea un segundo de mi vida.

Mi madre me llevo a psicólogos porque ella no entendía mi comportamiento anormal, mi deseo incontrolable de querer mataperrear.


Le doy gracias a mi madre, no es que solamente la voy a criticar. Era buena mi vieja y bien servicial solo que no compartía mi gusto de mataperrear. Le doy gracias por hacerme como soy, por enseñarme el amor, por cuidarme mucho más que cuidar. Aunque a mi en el fondo me hubiera gustado volar. Comer mangos verdes aunque me fuera a empachar. Experimentar un poco más de la vida de niña, correr descalza en una palabra mataperrear.


Ahora al llegar aquí al más allá, el Norte, el Este, el Oeste o tal vez ya no se ni donde estoy, lo que si se que no es el Sur. Estoy aquí con mi hija y comienzo a sentir a la vez que estoy pensando como mi madre.


No la he dejado mataperrear, le he ocupado la vida, se puede decir que se la he programado. La escuela, el fútbol, el paseo con los perros, la tele, dos horas en el Internet y de allí a la cama. Todo un régimen militar.
Lo que me hizo refeccionar sobre eso fue el comentario de una amiga mía. La chiquita mala que es tan buena me cometo hoy.

  • si es... se pasan la vida añorando Cuba y le quitan a los nenes lo mejor que vivimos allá; Hay que dejar el miedo a otro país, ahora ese es el de ellas y tienen que conquistarlo mataperreando como verdaderos nativos, es que acaso hay un porque para no permitirlo?”


Es que a veces con el miedo a que conozca alguien que no sea para mi el indicado. Alguien que de repente la puede llevar por un rumbo equivocado. Aunque no tiene porque ser así, pero mi miedo esta presente y no la dejo decidir. Estoy pensando por ella diariamente como hizo una vez mi vieja por mi.
Yo que soñaba con mataperrear no le he permitido a mi hija correr sin zapatos porque se puede enfermar, la frialdad de los ovarios, porque puede lastimarse sus pies. Sin pensar que tal vez ella ha tenido también el deseo de correr tras las gotas de lluvia como yo lo desee una vez.



Melba Mercedes Almeida - Azucala

lunes, 13 de abril de 2009

Samuela



Me acabo de despertar ahora. Como por inercia me dirijo a la computadora. Ya voy a escribir algo no se de donde me vienen las palabras. Creo que son mis sueños los que alimentan mi musa.

Mi esposo se acaba de despertar ahora, ya siento sus pasos apresurados hacia la sala. Me busca, el sabe que estoy aquí pero me busca, es como si tuviera miedo que desapareciera. Ya me encuentra aquí sentada del otro lado de la mesa, despeinada, con el cepillo de diente y la pasta puesta al lado de aquella maquina. El suspira, mientras me regala una mirada tierna. Como ayudan esas miradas en días como estos que aun no ha salido el sol.
Yo estoy sentada frente a la computadora. Esta maquina con una memoria extraordinaria, es como una aspiradora que saca de mi mente cada día toda las ideas. Limpia mi materia gris que de ves en cuando es verde como la natura.

Mi esposo se detiene delante de mi y me pregunta “si hoy tampoco haré el desayuno”.
Desayuno”no había pensado en eso.
Es que para mi el perfecto desayuno es caer en la profundidad de mis ideas, necesito estar sola.

Mi maquina lo sabe, ella me espera cada mañana. No podría vivir sin ella ahora. Aquí vez los contrastes en Cuba no la tenia, pero vivía.
Tal vez en Cuba tampoco la necesitaba, porque tenia otra vida más agitada, menos solapada.
Que adelanto el de acá.

Aunque estas maquinas son celosas. Te puedes volver una adicta a ella, ellas saben como hacer para atraparte. Te alejan de la realidad llevándote a otro mundo, también puede deprimirte y hacerte feliz. Aunque creo pero no lo eh experimentado aun, podría seguro llevarte hasta el orgasmo si te lo propones.

En Cuba no la tenia y vivía. Es que aquí lo tengo todo y a la vez no tengo nada.
Sentada delante de esta maquina ya pase por el face dejando le un saludo a mis amigos, ahora reviso mi correo.

La cosa esta del carajo, me a dejado loca la carta de una amiga. No entendí nada, lo que si dejo bien claro es que quiere volar.

Ahora quiere volar, después que se quiso tirar el peo más alto que el culo. Ahora quiere volar.
Necesita alas, esta perdiendo la vida, a perdido la fe en el mañana y quiere desaparecer. A veces la llamada suerte llega y no la vemos, porque estamos ocupadas en otras cosas. Aunque mi madre siempre dice si dios no lo quiso el sabe porque fue.

Yo vi a Samuela en mi ultima visita a Cuba. Me la tropecé en el centro comercial de Galerías Paseo. Se veía igual, no a cambiado en nada. Había venido de vacaciones, es que Samuela estudiaba en Japón. Le presente a un amigo mio que se enloqueció al verla. Que va Samuela no quería nada de eso. "Yo no necesito que me presentes a Nadie. Para mi el amor es diferente me dijo esperare que llegue mi príncipe".

Samuela estaba muy orgullosa de ella, de su vida. Yo estoy orgullosa de que tengo la maquina, esta soledad invernal, mi esposos, mi hija y mi Cuba en la lejanía.
Después de terminar sus estudios regreso y me escribe pidiéndome una ayuda. Ahora le digo vuela Samuela busca tu príncipe tu misma. Amiga trata de alzar tu vuelo, pero busca tus alas tu sola. Yo no soy un conectin people with coca cola.

martes, 7 de abril de 2009

7 de abril de 1972

Un día como hoy nació Melba Mercedes Almeida alias Azucala. Hija de Leopoldo Eugenio y Isabel.

En el hospital Clodomira Acostá. Nació la pequeña niña una noche. Recuerdo cuando pequeña le preguntaba a la vieja porque era la más prieta de mi familia materna. Ella me decía porque había nacido bien de noche. Que ingenuos somos cuando pequeños.

Azucala nació con una fisura palatina, pero todo fue bien, fui operada y sobreviví una era más.
Así fui creciendo mientras mi hermano me tomaba de la mano enseñándome lo que era el mundo para el. Aprendiendo de los errores de mi vieja, mientras se encaprichaba en enseñarme los perfectos modales que debía usar. Yo algo rebelde, no quería ser la niña ejemplar, eso no me gustaba.


Acompañado a mi hermana cuando salia a sus citas amorosas. La vieja le decía que me tenia que llevar, porque sin mi no salia. Como si yo con mis diez años pudiera cuidarla mucho de los abrazos de su novio. Fui la chaperona de mi hermana en aquel tiempo eso lo disfrute. Recuerdo que por cada beso que ella se daba con su novio, un caramelo me tenia que dar. Si no le contaba a mi madre que mi hermana no hacia más que besar.

Tengo el recuerdo de mis abuelos que nunca olvidare y la memoria de las tías, tíos.

El tiempo paso, sin yo darme cuenta y ahora estoy aquí recordando todos mis cumpleaños. Mis piñatas, mis perretas, cada lugar en el que he vivido y te diré soy feliz.
Eh logrado casi todos mis sueños pero nunca he soñado cosas imposibles. He vivido cada instante al máximo, aunque me queda mucho por vivir. He conocido buenos y malos amigos pero de ellos he aprendido.

Soy madre y esposa, quien me lo iba a decir.
Hoy me dijeron "Es tu cumple Melba esperamos que ya te pones mas adulta". Si ser adulta significa dejar de vivir cada momento con mis locuras. Quiero ser una niña traviesa por siempre. La chica sin fundamento, como decía ami madre en otros tiempos. Mientras yo le respondía con la mejor de mis sonrisa, mientras le hacia un puchero.

  • Vieja mi fundamento era verde y un chivo se lo comió.

Ahora quiero ayudar a mi hija, tomarla de la mano enseñarla a crecer. Aun me quedan sueños por lograr pero hay una vida por delante y mucho que soñar.

Melba Mercedes Almeida -Azucala

sábado, 4 de abril de 2009

La Lucha


LA LUCHA

Hoy no se porque quiero hablar de la LUCHA. Aunque seamos pacifistas, de izquierda o de derecha. Aunque seamos universitarios o marginados. Todos hemos experimentado la LUCHA en diferentes esferas y estratosferas.

Esa LUCHA que no es más que el vivir diario aquí y allá, esa vida tan cotidiana llena de alegrías y dificultades.

Es que no hay que ir muy lejos para vivirla. Aquí en estos juglares donde me encuentro, también se vive diariamente la LUCHA, en la ardua tarea por ser aceptada, ese deseo por ser vista. En la LUCHA por aprender el idioma, la LUCHA de la adaptación a un mundo y una cultura bien diferente a la que llevo arraigada en mis entrañas.

Es que en mi Cuba esa palabra es tan amplia que a veces puede hasta mal interpretarse.

Es que para hacer honor a la LUCHA tendría que hablarte de Lola, de Teresa, de Eugenia, de sus vidas, de sus melancolías.
De como a ellas le vienen la nostalgia tejida en sueños. De esa LUCHA por sobrevivir sin morir en el intento por vivir.

Eugenia nació en un lugar de esa Habana. En su LUCHA con las permutas de su vieja. Ese afán de su vieja de cambiar de vivienda todo el tiempo. Esa vieja que a pesar de los años era y es bien LUCHADORA. Te la puedes encontrar en cualquier parte y preguntarle.
  • Como estas Dolores? - Ella te responderá - Aquí mijo en la LUCHITA de cada día o en la LUCHA esperando que pase el carretón del pan a ver que resuelvo.
Eugenia es de la Habana. No puedo decir un lugar especifico, por que se la paso como ya te conté desplazándose de un lugar al otro. En camiones de mudanza acompañada por cajas llena de recuerdos. Sentada en aquella rastra al lado de los tarecos de su vieja y los de ella. Esos muebles un poco arañados del bajar y subir las escaleras o andamios cada año.

Así aprendió a vivir como gitana, conociendo gente nueva todo el tiempo, en los municipios de mi Habana.

Con el tiempo Eugenia se fue lejos de su país. Porque el amor le toco la puerta y marcho a otros horizontes. Entonces tuvo empezar de cero, en la LUCHA por buscar un trabajo, en la LUCHA por hacer prevaler su cultura, sus ideas, el LUCHAR por no perder su identidad.

Pero antes de llegar aquí conoció por esas casualidades de la vida a Lola.

Lola que estaba aquel día sentada en el cónten de la acera. Mirando el ir y venir de sus calles. Aquellas calles de la Habana vieja en su LUCHA constante, aquel lugar lleno del barullo de gentes que camina de un lado al otro. Aquellas calles llenas de alcantarillas tupidas pero bellas, de edificios multicolores que sobreviven cada temporada ciclónica a pesar de la LUCHA de los años y algunos que caen en la LUCHA de la hecatombe total por falta de cemento y arena.

Ese día había sido bien fuerte para Lola. Fue uno de esos días de los que uno se levanta con el pie izquierdo o tal vez el moño virado.
Ese día a Lola en la escuela todo le fue un desastre, la tesis presentada fue una fatalidad total, para ponerle la tapa al pomo ella también había discutido con su mejor amiga y debería pedirle disculpas. Lola sabe que fue ella la del error, pero no desea aceptarlo.

Esta cansada de todo, para decirlo bien OBSTINADA de la LUCHA.

En su camino de regreso de la escuela había pasado tantas cosas. La LUCHA de la guagua y su
tumulto, aquella sudadera pegajosa.
Aquel olor a sudor tan fuerte que llevaba el señor que estaba situado a su lado, pero ella no le puede decir “Hay señor córrase para allá” porque la guagua va repleta y no queda ni un espacio para más.
Era ese olor que te da un montón de horas trabajando entre ladrillo y cemento. En aquella LUCHA de la construcción para al final tener una vivienda.

Lola llego a su casa con su cabeza revuelta, pero como ese día no era el mejor de sus días. Ella había olvidado la llave, así que no pudo entrar y se quedo sentada en el cónten viendo la vida pasar. Mientras Lola esperaba por su madre, que terminaría de trabajar a eso de las cuatro de la tarde, para llegar a la casa y comenzar con la LUCHA del que voy a inventar en la cocina. Pero mientras ella la esperaba vio Lola de repente un carro llegar. Era Teresa una Cubana que hace muchos años había salido de Cuba.

Teresa en la LUCHA de la vida conoció a un hombre. Un pepe, un turista, un gringo, el punto o como se le diga en esa Cuba mía. Tal vez el hombre de sus sueños, tal vez su pesadilla.
Quien sabe …! solo Teresa sabe la verdad, pero no la cuenta.

Teresa a todos les muestra la cara que ella quiere que vean. Cuenta la verdad que ella quiere que sepan. Ella lo conoció tal vez por revistas, tal vez en el malecón, caminando por la playa, o en aquella LUCHA que te envuelve el deseo de tener el trompetista.

Teresa se baja del auto toda llena de prendas, con un pantalón de blanco. El ultimo grito de la moda Europea. Bajaron paquetes, maletas, todo un arsenal de cosas. Que no se sabia como hubo tanto espacio en aquel auto.

Allí fue cuando Lola pensó que ella también quería un trompetista. Alguien que la llevara lejos y que la sacara de la LUCHA de todos los días, de la monotonía que la ahogaba. Quería ver otros horizontes.
El padre de Lola se había marchado hace tanto. Ya ella ni se acordaba de su rostro, solo una lejana imagen de el le acompañaba y aquella pequeña foto que su madre había roto en dos. Ese pequeño retrato roto que ella cuidadosa mente escondió. Ese es el único recuerdo que le queda de su padre.
El marcho a los estados unidos prometiendo volver y buscarlos, prometiendo ayudarlos. Allí quedo Lola esperando por las promesas de su padre, escuchando a su madre maldecir mil veces la hora en que el se le atravesó en su camino.

Lola estaba cansada de esperar por su padre. De las quejas de su madre porque su padre se fue a LUCHAR a otras tierras y las había olvidado. Lola esta cansada de las guaguas, del sol. De la LUCHA por el pan de cada día. Ella quería vivir nuevas experiencias, tener todo lo que nunca había tenido, pero no sabia si realmente le haría falta, pero el solo echo de tenerlo le haría feliz. Para decirlos con mis palabras volaba alto la Lola.

En aquel cónten de al acera mientras esperaba a su madre, la barriga se le retorcía de un lado a al otro. Allí fue donde pensó:

Daría todo lo que no tengo por tener un bocadito de jamón y queso con una coca cola al gusto”.

Ese también fue el día en que ella y Eugenia se conocieron.
Eugenia venia de ver a su papa, había ido a comer con el. Es que Eugenia estaba un poco deprimida, porque la LUCHA de la visa para su salida a Europa la tenia loca.
Cada vez que se ponía bien triste se iba donde su viejo. El la entendía y apaciguaba su dolor con aquel cariño que solo un padre puede dar. Eugenia era una niña consentida, rebelde. La más pequeña de la casa.

Eugenia nunca había hablado con Lola porque su madre le había leído la cartilla, por eso tal vez nuevamente hizo lo contrario a lo que su madre decía. Es que Eugenia le gustaba lo prohibido, sera esa manía de niña consentida y rebeldía.

Al llegar a aquella calle de la Habana se despidió de su padre besándolo en la mejilla. Mirando aquel carro desaparecer en la lejanía. Al virar el rostro para decidirse a entrar a su casa, allí vio a Lola.
Ella estaba aun sentada en el cónten de la acera. Eugenia se le acerco, se sentó a su lado. Hablaron las dos de la LUCHA vida. Eugenia la invito a pasar a su casa. Le dio algo de comida y así esperaron a la madre de Lola que con la LUCHA de las guaguas nunca se sabe a que hora llegaría.

Ese fue el comienzo de una amistad entre Eugenia y Lola.
Un día Eugenia se marcho a su Europa. Teresa sigue en Europa, sin que le hablen de la LUCHA porque ella no recuerda ese idioma.

Lola cogió una balsa para buscar a su padre pero no lo encontró. Ella que tanto amaba la vida, como la odia en estos días. Lola suele terminar sus noche en los salones de en un Gogo. Escribiéndole a su madre contándole lo bien que esta, que un día de estos ella la ira a buscar. Mandoble dinero cada vez que puede y fotografiás de felicidad. Lola sonríe y al reír llora apaciguando la LUCHA del vivir interno que la acongoja.
Sátira del destino que nunca se sabe lo que nos depara al final. Todos vivimos en la LUCHA aunque sea en diferentes latitudes. La LUCHA de vivir, tratando de no morir en el intento, tratando de no perder nuestros sueños, nuestras esperanzas. La vida no es mas que un eterno LUCHAR.


Melba Mercedes Alemida -Azucala
Se ha producido un error en este gadget.

Con todo el cariño del mundo enciendo la llama de la esperanza..!

Una vela llena de amor y luz, donde renace la esperanza para llenar de fuerzas a todas aquellas personas que aun están luchando contra el cáncer.…! Voy a pedir también Para mi buena amiga Kirenia.* Por Elena …! La dueña del blog "Los secretos del baúl" * Por la escritora cubana Elena Tamargo.* Con la llama del amor venceremos batallas que creímos invencibles, caminaremos unidos hacia el nuevo horizonte. Y mi fuerza le dará a tu andar paciencia para creer en ti una vez más. subir imagenes También enciendo esta vela para los que quedaron en el camino y ya no están conmigo como mi padre Eugenio Almeida Bosque y mi tío Luis Guevara ...!

Melba Mercedes Almeida - Azucala copyright © Todos los derechos reservados.